Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{11/03/2013}   Hijitos de Mami

suegra¿Me casé con un niño o con un hombre? Quien se enfrenta a este problema es porque su hombre está demasiado atado a su madre en una edad en la que se espera que los hijos sean totalmente independientes. Este lazo les permite a las madres ejercer una variedad enorme de control sobre sus vidas, casi siempre en detrimento de las relaciones románticas de los hijos. 

Si estás en esta situación, posiblemente sientas que no hay forma de ganarle a la madre, quien por otra parte, piensa que no hay mujer sobre la tierra digna de su hijito. 

Según el autor Steve Harvey, los hijitos de mamá son tales porque nosotras se lo permitimos. Si un hombre es capaz de levantarse de una cama calentita con una hermosa mujer desnuda, se pone la ropa, coge el coche y se va a casa de su madre a hornear pasteles para la venta de caridad, dejando a su mujer y a sus hijos solos es porque su madre estableció requerimientos y límites que este hombre obedece y su esposa no. 

Ya lo explicamos en otra ocasión: si la mujer establece requerimientos y reglas para hacer funcionar la relación, un hombre auténtico los realizará con gusto mientras sepa cuales son y mientras sepa que están ahí para que la mujer que ama sea feliz. 

Si no tiene normas o límites, obedecerá las de su madre porque al fin y al cabo fue la primera mujer que le dijo qué era aceptable y qué no. Y no es que su madre lo lleve con las riendas cortas, es que tú no quisiste tomar las riendas. 

No hay que tener miedo de perder a un hombre si se le incita a distanciarse de su madre, ya que si es un hombre de verdad, sabrá cómo poner límites a su madre y negociará para que todos estén contentos. 

Además, hay que asumir que no hay forma de ganarle a una madre. Y es mejor estar en una relación con un hombre que quiere a su madre que con alguien que no la tolera. Es más, si él no soporta a su madre, será difícil que se comprometa en una relación estable y amorosa pues no tiene clara la cuestión hombre/mujer. En cambio, si trata con respeto a su madre, también te tratará bien a ti. 

Para solventar esta situación, lo mejor es hablar con tu hombre y decirle que no pretendes de ninguna manera meterte entre su madre y él y menos aún ponerte a competir con ella, pero que tú estás primero y que su madre tiene que respetar la obligación que él tiene como protector y proveedor de la mujer a la que ha elegido amar y con la que ha decidido construir una nueva familia: la propia. 

Es un resumen del Capítulo XI de  “Actúa como una dama, pero piensa como un hombre” del autor Steve Harvey.

 

Por Arquetipa

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: