Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{28/04/2013}   Sexo la Primera Noche

sexo primera cita¿Es malo para un chico que desee una relación estable con una chica tener sexo con ella en la primera cita?

¿Qué debería hacer el chico para que no le tomen por un mujeriego?

Mi último amante lo que hizo fue prepararme un desayuno maravilloso, con tortitas americanas, sirope y chocolate, y luego darme un masaje con lociones relajantes y aromatizadas,… Aquello me hizo pensar en él como alguien especial, con el que, si también sabía cocinar y planchar, bien podría casarme… (es pura ironía )

Nos preocupamos innecesariamente por lo que pensarán los demás de nosotros si nos mostramos y actuamos tal como somos y hacemos lo que deseamos, si tenemos sexo la primera noche… Por lo que aprendemos a renunciar a ser como somos, y a comportarnos de forma falsa, pero correcta y aceptada por norma… Nos da miedo, que si hacemos lo que queremos, acabemos descubriéndonos y conociéndonos de verdad, por si no somos tan buenos y dignos como deberíamos ser .

Pero, en realidad, si me atrevo a hacer lo que quiero, y me acuesto con un hombre que para mí es especial, y este luego, piensa que, eso me resta valor como persona, ó como pareja, y que “debo ó tengo” que hacer algo, que me dignifique ó redima, y para que cambie de opinión respecto a mí, lo que ocurriría sería que soy yo la que pensaría de él, y descubriría que no es el compañero que yo necesito a mi lado… Aunque, eso sí, reconozca que tiene un buen polvo el tío, y por eso, una mujer como yo, acabó en la cama de un idiota como él… jejej

Sobre este tema no teorizo, sino que hablo desde m propia y real experiencia, Y reflexionando, a toro pasado y fríamente sobre mis relaciones, y mis NO relaciones, me doy cuenta que acostarme con algún que otro chico en la primera cita, me hizo tan especial a sus ojos, como aquel beso en la frente que le dí a aquel otro, ó cuando, tras calentar indecentemente al máximo a otro, me negué a acostarme con él; ó cualquier otra cosa que hice en otras citas y otras situaciones diferentes, pero que me hicieron sentir fenomenal, y me nacieron así, espontáneamente, y lo hiciera, aunque con cierto temor, sin esperar “ganarme la validación de nadie”… Incluso creyendo que en realidad me estaba arriesgando a salir “malparada”. ó perder definitivamente ya toda oportunidad de tener algo… Pero que deseaba tanto hacerlo, ¡que no pude reprimirme! ¡Y nunca me he arrepentido!

Yo creo que hay que dejarse de hipocresías en este aspecto del sexo, y hacerlo solo y siempre que realmente así lo deseemos, aunque pueda no ser visto políticamente correcto, y, desde luego, NO hacerlo cuando no nos apetece, por más que el chico se lo merezca… Que también me ha sucedido alguna vez… Y es muy triste acostarte con un hombre al que no deseas, solo por cariño, y porque crees que lo merece más que nadie…

Estas cosas de la atracción sexual y el amor, por suerte o por desgracia no funcionan así… Y es mejor ser sinceros y auténticos.

Cuando existe algo especial entre dos personas, ó cuando una persona te hace sentir algo especial, el hecho de compartir sexo si así surge, es tan especial, como puede ser compartir la contemplación de un amanecer, una tarde de compras, una peli antigüa, o una carrera en minicars… Como marcharte, si él, ó tú, por lo que sea, en esa cita, no podéis mostraros tal y como sois y no podéis actúar como deseáis, provocando una situación tensa ó incómoda, que os hace sentiros mal.

Es todo lo que NO he hecho, solo porque temía lo que yo misma descubriría sobre mí, y lo que otros pensarían, ó sentirían, si yo actuase de acuerdo a mis deseos y mis sentimientos y mi verdad…

Y la verdad, que repasando mi vida, me doy cuenta que, los momentos que únicamente valen la pena vivir, son justo esos momentos que logramos volar por encima de nuestros miedos, y actuamos con total libertad y absoluta honestidad y coherencia con nuestros auténticos deseos, y a los que renunciamos en la gran mayoría de las ocasiones, solo para parecer mejores personas.

Ahora, en este punto de mi vida, antes que ser una buena persona, prefiero simplemente ser yo misma, ¡juguetona!

 

Este artículo sobre Acostarse la Primera Noche es un comentario autorizado de “Juguetona” desde el blog Seducción Femenina



{05/04/2013}   Conseguir el Anillo

anilloLlegamos al último capítulo y culminación de “Actúa como una dama pero piensa como un hombre”. Nuestro autor Steve Harvey nos da las claves finales para conseguir el anillo, o lo que es lo mismo, lograr que un hombre se comprometa. 

Tu pareja sabe qué es lo que quieres, la muestra del compromiso total: el anillo. También sabe qué necesita: a ti. Pero la propuesta no llega. El motivo puede ser una o varias de las siguientes razones: 1. Todavía está casado con alguien más. 2. No eres a quien necesita. 3. No has requerido que se case contigo y que ponga fecha. Además, para muchos hombres el matrimonio es algo que saben que deberían hacer pero que posponen porque supone comportarse definitivamente como adultos. Pero hay algo que deberíamos saber: los hombres tienen muy claro que las mujeres queremos casarnos. Que a pesar de nuestra independencia o de los miles de divorcios, vamos a querer el cuento de hadas del marido, la casita, la valla blanca y los dos niños y medio. Y los hombres, tienen claro que pueden ir dando pasitos sin llegar al compromiso total con tal de mantenernos ahí. 

La mayoría de las veces los hombre no ponen fecha porque su pareja no se lo exige. Dile: “te amo, me amas, tenemos una relación fantástica, la relación con la que siempre soñé. Ahora quiero dar un paso más y casarme contigo. Necesito que pongas una fecha. Si no sucede en un par de semanas, no me sentaré a esperar indefinidamente a que seas quien dicte cuándo apretar el botón de mi felicidad. El arreglo que tenemos no me hace feliz”. Cuando un hombre ve que una mujer se resigna a guardar sus deseos de casarse en una caja, sonreímos y nos acomodamos allí también. Seguiremos “alquilando” pero no comprando. Nota: no se trata de que le pidas matrimonio a tu pareja, sino de eliminar la mentalidad de 1945 de andar esperando un cortejo interminable que culmine en boda. Los tiempos han cambiado. La tecnología ha llegado a tal punto en la que puedes contactar con una mujer sin haberla visto antes. Hay que eliminar la idea de la cabeza de “si me quiere, me pedirá matrimonio” porque los hombres jugarán hasta que les pongamos límites y clarifiquemos nuestros requerimientos. Steve Harvey nos alienta a que desglosemos nuestra valía: “te respeto, te adoro, soy cariñosa, te presto atención, soy puntual, bondadosa, leal, tendré a tus hijos, los amaré con locura, todo esto a cambio de tu tiempo, lealtad, apoyo, afecto, atención, puntualidad, bondad y educación, que me respetes y me ames. También quiero el anillo de diamantes y un paseo hacia el altar”. Hay que ser una mujer fuerte.

El hombre que lo escuche sabrá que tienes una gran autoestima. Lo verá y se cuestionará: “¿Vale todo eso?”. Si el precio le parece caro, se irá. Pero no queremos a un tipo que se vaya, ¿no?.  El sólo quería “alquilarnos”. Los jóvenes alquilan, los hombres maduros, construyen hogares. 

Y para terminar. Todo hombre sabe que el anillo le está esperando en algún lugar del camino. Tal vez no esté listo para ello, y si no lo está pero tu sí, no es una buena combinación. En lugar de quedarte, busca a alguien más, a alguien que comparta tus anhelos!!.

 

Por Arquetipa

 



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: