Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











diablaUna auténtica pena, que cuando el sabio señala la luna, haya tanta gente tan tonta, que sólo vean el dedo… 

El pecado tuvo su origen con Lucifer, el “Lucero, hijo de la mañana”, el más hermoso y poderoso de los ángeles. Que no contento con ser todo esto, él deseó ser semejante al Dios altísimo, y esa fue su caída y el inicio del pecado (Isaías 14:12-15). 

El cuerpo de una mujer no es propiedad de nadie, ni objeto de mercado, ni instrumento del diablo. Y que una mujer emocional, mental y físicamente sanas, disfrute de un apetito sexual sano, y se ocupe de su satisfacción sanamente, no sólo no es pecado, sino fuente de salud para sí misma y para cualquier hombre que pueda ver la luna, atendiendo sus señales, y encontrarla tan hermosa, como para desear… tocarla con sus manos. 

Pecadores son aquellos hombres ignorantes, que creyéndose Dioses, se atrevieron a juzgar algo tan hermoso como la entrega gratuita y amorosa del propio cuerpo de cada mujer, al placer de las caricias, como un acto sucio y pecaminoso, por el que es necesario pagar, bien con la lapidación y el infierno, en su sentido más estricto, ó en el figurado cuando llaman ramera a la mujer que vive y comparte el gozo de su sexualidad libre y responsablemente con las personas que despiertan su sano apetito de amar. 

Ramera no es la mujer que se acuesta con quien ella elige sólo por placer, sino aquella que cobra a cambio, de unas caricias, que todo ser humano, no sólo merece, sino que además tiene la necesidad y el derecho a recibir gratuitamente. Y si los hombres hubiesen podido ver, apreciar y agradecer en esa entrega de su cuerpo libre y generosa a las caricia y el placer de los hombres, sin esperar retribución económica, ni compromiso de ningún tipo, el amor que entraña, en lugar de ver sólo a una mujer fácil, e insultar y llamar fulana a la que se conduce exclusivamente por los sinceros dictados de su corazón y el sano apetito su cuerpo… Hoy día nadie tendría que pagar para obtener sexo, ni existiría la prostitución, y quién sabe si la violencia de género tampoco se hubiera instaurado así… 

Pero mucho me temo, que no sé cuánto tiempo más, cuántas vidas más, y cuánto más seguiremos pagando, el alto precio que estamos pagando, por tanta gente que protestan por el número creciente de dedos levantados que está viendo a su alrededor, y que sigue siendo tan tonta, ¡¡que no puedan ver la luna!!

Azucar Moreno…Quiero Pecar En Ti

 

Isa

Este post es un comentario y secuela de Sexo la Primera Noche

 

Por Juguetona

Anuncios


el arte de la seducciónSiguiendo con nuestros análisis de obras populares en lo referente al ligoteo y demás artes del amor; hoy le toca el turno al famoso “El Arte de la Seducción” de Robert Greene, primera entrega.

Se trata de un “manual” de seducción muy extenso, pero lo resumiré un poco en varias entregas. A priori, suena manipulador y hasta maquiavélico, pero cabe rescatar el acertado análisis de la psicología humana. Es divertido además… Como introducción les voy avisando entonces, que se trata de un material muy polémico. 

Según el autor los grandes seductores de la historia aprendieron a influir en primera instancia en la mente de sus “víctimas”, estimulando fantasías, logrando que un hombre o una mujer siempre quisiera más. Creando pautas de esperanza y desasosiego: esta es la esencia de la seducción.  Se trata de un poder psicológico más que físico.

El seductor sabe que la gente espera placer; ilusión y juego.

El arte de la seducción se divide entonces en dos partes. La primera, llamada “La personalidad seductora’, describe los nueve tipos de seductores, además del antiseductor. Estudiar estos tipos te permitirá darte cuenta de lo inherentemente seductor en tu personalidad, el factor básico de toda seducción. ¿Tú a cuál perteneces? 

Existen nueve tipos de seductores en el mundo. Cada uno de ellos posee un rasgo de carácter particular venido de muy dentro y que ejerce una influencia especial sobre los demás:

Las Sirenas, quienes por ejemplo, tienen energía sexual en abundancia y saben usarla.

Los Libertinos que adoran insaciablemente al sexo opuesto, y su deseo se hace contagioso.

Los amantes ideales poseen una sensibilidad estética que aplican al romance. Los dandys gustan de jugar con su imagen, creando así una constante tentación avasalladora y andrógina. Los cándidos son espontáneos y abiertos. Las coquetas son autosuficientes, y poseen una frescura esencial fascinante. Los “charming” o encantadores quieren y saben complacer: son criaturas sociales. Los carismáticos poseen una inusual seguridad en sí mismos. Las estrellas son etéreas y se envuelven en el misterio.

Finalmente, el último capítulo de esta sección, habla sobre el “antiseductor”, te hará darte cuenta del potencial contrario en ti: la fuerza de repulsión. 

El autor ha tipificado además, las 18 variantes de “víctimas” ideales para la seducción, cada una de las cuales carece de algo en la vida y acuna un vacío que tú puedes llenar..

Todas las personas que te rodean son posibles víctimas de seducción, pero antes debes saber con qué tipo de víctima tratas para ser más efectivo. Estas se clasifican según lo que creen que les falta en la vida: aventura, atención, romance, una experiencia osada, estimulación mental o física, etcétera. También podremos ver nosotros a cuál nos parecemos…

Una vez identifiques su tipo, tendrás los ingredientes necesarios para la seducción: serás quien les dé lo que les falta y no pueden obtener por sí mismas. Aprende a ver la realidad más allá de la apariencia; por ejemplo, una persona tímida podría anhelar ser estrella; una mojigata, ansiar una emoción transgresora. Nunca intentes seducir a alguien de tu mismo tipo.

Cuando nos enamoramos, por lo general es de alguien que parece llenar ese vacío. 

Un ejemplo interesante es “la soñadora o soñador desilusionada/o”: de niños, los individuos de este tipo probablemente pasaron mucho tiempo solos. Para entretenerse, inventaron una convincente vida de fantasía nutrida por libros, películas y otros elementos de la cultura popular. Pero al crecer, cada vez les es más difícil conciliar su vida de fantasía con la realidad, así que a menudo les decepciona lo que tienen. Eso es particularmente cierto en las relaciones. Estos individuos soñaron con personajes románticos, peligros y emociones, pero lo que tienen es un amante con flaquezas humanas, las pequeñas debilidades de la vida diaria. Al paso de los años, podrían forzarse a transigir, pues de lo contrario se quedarían solos; pero bajo la superficie están amargados y siguen ansiando algo grandioso y romántico.

Puedes reconocer a este tipo de víctima por los libros que lee y las películas que va a ver, la forma en que escucha cuando le cuentan aventuras reales que algunos logran vivir. En su ropa y mobiliario se dejará ver un gusto por el drama o romance exuberante. A menudo está atrapado en relaciones monótonas, y ciertos comentarios aquí y allá revelarán su desilusión y tensión interior.

Estas personas pueden ser víctimas excelentes y satisfactorias, porque por lo general tienen una enorme pasión y energía reprimidas. 

Otros tipos: 

La alteza, mimada y le gusta variedad

La nueva mojigata sexual

La estrella en decadencia

La principiante, se trata de jóvenes curiosos

El conquistador

La fetichista exótica

La reina del drama

El profesor

La bella

El niño viejo

El salvador, les atrae la gente con problemas

El disoluto

El idolatra

El sensualista

El líder solitario

El género flotante. Todos tenemos una combinación de masculinidad y feminidad en nuestro carácter. 

En cuanto a la segunda parte del libro: “El proceso de la seducción”, incluye las 24 maniobras y estrategias que te enseñarán a crear tu hechizo, vencer la resistencia de la gente, dar agilidad y fuerza a tu seducción e inducir rendición en tu objetivo.

Basado, como ya he mencionado, en casos reales y en grandes seductores de la historia: Cleopatra, Casanova, Valentino, Marilyn Monroe, etc.

¡No te pierdas los próximos posts ! Profundizaremos en “El Arte de la Seducción” de Robert Greene.

 

Por Raffaella Carrà

 



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: