Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{03/11/2013}   Sus Ojos Negros

ojos negrosSus ojos negros ardían; precursores de sus manos, calentaban aquellas parcelas de mi piel, que luego sus labios quemaban, en su lenta invasión con lengua de fuego, y dedos en llamas, por todo el territorio que se extiende desde las raíces d…e mi pelo, al final de mi cuello; justo allí, donde el miedo palpitaba con la ferocidad del deseo y el gozo, pude sentir su respiración profunda, engullendo todo mi aroma en una sola bocanada de aire caliente, como si su boca fuese una planta carnívora, que estuviera devorando mi esencia toda, dejándome a cambio la marca caliente de su aliento y su olor, cómo única seña de identidad…
Supe desde ese instante, que sería inútil aventurarme a entrar más hondo de la superficie de aquel cuerpo inflamado, para morir abrasada en el intento suicida de llegar a un corazón, que sin duda, en su lugar, sólo encontraría, unos pedazos de piedra rotos, que los latidos del mío, habían convertido en trozos de carbón encendido… Y decidí blindarlo para él…

Había hecho suyo el Templo de mi cuerpo y sus deseos más carnales… Pero puse a salvo esa pequeña vela roja, donde flamea desafiante y victorioso todavía, el espíritu de lo sagrado del amor propio de una mujer.

 

Por Isa



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: