Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











diablitaEl precipicio

Esta fase trata de la intensificación del efecto de seducción, los sentimientos de amor, apego y la tensión en tu enamorado/a, con medidas extremas; para leer los artículos anteriores haz clic aquí: El Proceso de Seducción Parte I y El Proceso de Seducción Parte II.

Condúcelo entre la esperanza y la desesperación, señala hasta dónde estás dispuesto a llegar por él haciendo una obra noble o audaz.

Advertencia: ¡Desde aquí el plan de seducción se vuelve cada vez más maquiavélico! ¿Te atreverás a seguirlo…?

Punto 16:

Muestra de lo que eres capaz, esto acarreará una sacudida potente, desatará una reacción sumamente positiva. Nunca exhibas desánimo por la resistencia de la gente, ni te quejes. En cambio, enfrenta el reto y a la inversa, alienta a los demás a demostrar su valía volviéndote difícil de alcanzar, inasible, disputable.

A un hombre en realidad le agrada poder demostrar su valor, ser desafiado, competir, sufrir pruebas y tribulaciones para salir victorioso. Tiene una vena masoquista; a una parte suya le gusta sufrir. Y por extraño que parezca, entre más exige una mujer, más digna parece. Una mujer fácil de obtener no puede valer gran cosa.

La vehemencia de la seducción aumenta con estos desafíos. Conoce bien a tu objetivo, y dirige tu evidencia seductora a la fuente de sus dudas y su resistencia.

Punto 17:

Efectúa una regresión. Todos tenemos cicatrices, deseos reprimidos y asuntos pendientes de la infancia. Saca esos deseos y heridas a la superficie, hazlo sentir que recibe lo que nunca tuvo de niño y penetrarás hondo en su psique, despertarás emociones incontrolables.

Pon especial atención a temas e historias recurrentes. Sobre todo, aprende a analizar las reacciones emocionales, y a descubrir lo que hay detrás de ellas. Mientras él habla, mantén la actitud del terapeuta: atento pero callado, haciendo comentarios ocasionales, sin criticar. Sé afectuoso pero distante y él empezará a transferir emociones y proyectar fantasías en ti.

Punto 18:

Fomenta las transgresiones y lo prohibido. Para conseguir que se extralimite y represente sus lados más oscuros, con lo que añadirás a tu seducción una sensación de peligro. Llévalo más lejos de lo que imaginó; la sensación compartida de culpa y complicidad creará un poderoso vínculo.

Punto 19:

Usa señuelos espirituales. Lo erótico acecha bajo lo espiritual.

Necesitas acentuar el hechizo, y nada confundirá y encantará más que dar a tu seducción un cariz espiritual. No es lascivia lo que te motiva, sino el destino, ideas divinas y elevadas.

Acentúa él efecto de tu seducción haciendo que su culminación sexual semeje la unión espiritual de dos almas. La religión es el gran bálsamo de la existencia, porque nos saca de nosotros mismos, nos pone en relación con algo mayor.

Punto 20:

Combina el placer y el dolor. Sentirá enorme tensión, y ansia de alivio.

El error más grave en la seducción es ser demasiado comedido. Tu amabilidad quizá sea encantadora al principio, pero pronto se volverá monótona; te esmeras mucho en complacer, y pareces inseguro.

Atráelos con una atención concentrada, y luego cambia de dirección, pareciendo indiferente de pronto. Hazlos sentir culpables e inseguros. Instiga incluso un rompimiento, sometiéndolos a un vacío y dolor que te den margen para

maniobrar; después, una reconciliación, una disculpa, él retorno a tu amabilidad de antes, hará que les tiemblen las piernas. Cuanto más bajo llegues, más alto ascenderás. Para aumentar la carga erótica, crea la excitación del temor.

Haz uso de esta pauta para tener en suspenso a tus blancos: temerosos de tu dureza y ansiosos de mantenerte suave.

La sensación erótica depende de la creación de tensión. Sin tensión, sin ansiedad y suspenso, no puede haber liberación, verdadero placer y satisfacción.

Recuerda: tienes más que temer del hecho de aburrir a tus blancos que de sacudirlos.

 

En resumen: primero trabajaste la seducción mental. Después las confundiste y

estimulaste: la seducción emocional. Ahora ha llegado el momento del combate cuerpo a cuerpo: la seducción física.

¡No le lo pierdas el próximo artículo sobre la etapa de la seducción física en el arte de la seducción!

Opiniones ???

 

Por Raffaella Carrà

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: