Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{28/10/2015}   40 años dan para mucho

mujer-feliz-getty-entremujeres_MUJIMA20120625_0009_2940 años dan para mucho. Para una vida rica en vivencias y encuentros.

Suficiente para saber lo que hay que saber. Y para merecer la cara que una tiene.

Es en este momento cuando estás lista para recibir y dar lo mejor.

Lo que pasa es que el maremágnum en el que vives te dice: “No eres tú, soy yo”.

Porque nosotras hemos dado el gran salto (otro dia podemos hablar de lo que aún nos falta por saltar).

En cambio, ellos aún esperan a esa mujer que ya no existe. Mientras que nosotras esperamos a ese hombre que aún no ha llegado.

Es el signo de nuestros tiempos.

Los escasos hombres-mirlo que comparten su vida con mujeres afortunadas nos demuestran que es posible ponerse hombro a hombro con una mujer sin que la hombría salga mancillada.

Pero esos hombres escasean.

Y la mayoría de mujeres, lo mejor que podemos esperar es hacernos responsables de una relación en equilibrio precario que nos dan los hombres que aún no han entendido el maremágnum en el que vivimos hoy casi todas las mujeres.

Por eso es legítimo y liberador poder decir:

–Soy soltera a los 40.

Y a los 50.

Y a los 60.

Creedme, estamos en la avanzadilla, y tenemos que felicitarnos por eso.

Begoña Merino

Si te ha gustado visita mi blog

Anuncios


beso

A menudo son los labios con más urgencia por besar, los primeros en perder el interés.

Siempre estuve convencida, que no es mejor amante quién más tiempo aguanta en la cama, ni quien más placer te proporciona en el coito, ó más veces te dice te querré toda la vida… sino quien tiene la suficiente potencia en el corazón, como para hacerte el amor constantemente fuera de ellas, y que te sientas deseada, amada y valorada con pequeños detalles a lo largo del día, muchos días… Por eso nunca esperé mucho de aquellos que hablaban y prometían demasiado… Porque me parece preferible llevarse luego un sorpresa, que una decepción…

 

 

Por Jugue.



mascarasMuy señores míos… Queridísimos y amantísimos señores míos: Me dirijo a ustedes para preguntarles con fervoroso interés, si han amado alguna vez, sin vuestra máscara del zorro a una mujer; sin reservas; sin medida; sin defensa; sin espíritu de conquista, sin estrategia, sin comparación, sin pensar, sin catalogarla ni como amiga, ni enemiga, ni amante, ni esposa, ni fulana, ni nada más que como mujer…

Si alguna vez se dedicaron simplemente a cabalgar sobre las dunas de arena de las playas de su piel, en toda su extensión; a recorrerla toda, despaciosa y lentamente, para conocerla, gozarla y amarla… Simplemente amarla, como es imposible no amar a la mujer, cuando resurge encendida, como un ave fénix, envuelta en el fuego de las caricias de un hombre, cuando la llega a conocer de verdad y a amarla en el más amplio y profundo sentido del verbo en activo presente de amar… Dejenme…

Permítanme decirles, desde el más hondo deseo que obtengan las victorias más gloriosas en la toma de alguna de esas playas infinitas, sin necesidad que se pongan en guardia, que se requiere de gran valor, y hombría; pero que, para que un hombre pueda amar a una mujer realmente, es necesario despojarse de sus máscaras, antes de quitarle a ella la ropa; sólo así podrá contemplarla diáfana y clara, sin que quede ni un ángulo oculto a la mirada; respirarla y saborearla, hasta sentirla correr por su sangre, y conocerla íntegra y plenamente, como parte de su propio ser, y sintiéndose vulnerable e indefenso, dejarse ver y poseer por ella, hasta entender cuánto necesita ser acariciada, cada pensamiento, cada sueño, cada mirada, cada palabra, y cada contradicción; y recibir, a cambio, entonces en cada uno de sus besos, y cada caricia de sus manos, todo el poder y la magia necesaria para dar satisfacción a sus deseos todos, más íntimos y secretos, y el infinito placer de sentirse amado y dueño absoluto del pensamiento, el cuerpo y el alma de una mujer, sin dudas ni miedos a que nadie más pueda arrebatártela, ni poseerla como tú, jamás …

¿Habéis amado así, sin la máscara del zorro, alguna vez a una mujer? Entonces no conocéis el placer de ser amados, como una mujer es capaz de amar cuando descubre al hombre, que la mira con deseo, detrás de un antifaz de héroe invencible en la guerra, la conquista y el amor…. Una guerrera de la Luz, sabe bien cuándo el invasor se entrega a sitiarla con el honorable propósito de edificar en ella su hogar, y extiende y abre sus brazos, como un puente levadizo que bajara desde el cielo, para recibirle con todos los honores, y concederle el descanso y la gloria, tras el difícil triunfo que supone para un hombre, rendirse al amor, y, simplemente… Amarla… Se despide de ustedes, esta ave fénix, que les aguarda entre sus cenizas, con el vivo deseo de poder resurgir un día, envuelta en las llamas calientes de sus amantes caricias de zorros enamorados

Bryan Adams – Have You Ever Really Loved A Woman?

 

Por Jugue, Comentario del Post “Tipos de Seductores

 



diablaUna auténtica pena, que cuando el sabio señala la luna, haya tanta gente tan tonta, que sólo vean el dedo… 

El pecado tuvo su origen con Lucifer, el “Lucero, hijo de la mañana”, el más hermoso y poderoso de los ángeles. Que no contento con ser todo esto, él deseó ser semejante al Dios altísimo, y esa fue su caída y el inicio del pecado (Isaías 14:12-15). 

El cuerpo de una mujer no es propiedad de nadie, ni objeto de mercado, ni instrumento del diablo. Y que una mujer emocional, mental y físicamente sanas, disfrute de un apetito sexual sano, y se ocupe de su satisfacción sanamente, no sólo no es pecado, sino fuente de salud para sí misma y para cualquier hombre que pueda ver la luna, atendiendo sus señales, y encontrarla tan hermosa, como para desear… tocarla con sus manos. 

Pecadores son aquellos hombres ignorantes, que creyéndose Dioses, se atrevieron a juzgar algo tan hermoso como la entrega gratuita y amorosa del propio cuerpo de cada mujer, al placer de las caricias, como un acto sucio y pecaminoso, por el que es necesario pagar, bien con la lapidación y el infierno, en su sentido más estricto, ó en el figurado cuando llaman ramera a la mujer que vive y comparte el gozo de su sexualidad libre y responsablemente con las personas que despiertan su sano apetito de amar. 

Ramera no es la mujer que se acuesta con quien ella elige sólo por placer, sino aquella que cobra a cambio, de unas caricias, que todo ser humano, no sólo merece, sino que además tiene la necesidad y el derecho a recibir gratuitamente. Y si los hombres hubiesen podido ver, apreciar y agradecer en esa entrega de su cuerpo libre y generosa a las caricia y el placer de los hombres, sin esperar retribución económica, ni compromiso de ningún tipo, el amor que entraña, en lugar de ver sólo a una mujer fácil, e insultar y llamar fulana a la que se conduce exclusivamente por los sinceros dictados de su corazón y el sano apetito su cuerpo… Hoy día nadie tendría que pagar para obtener sexo, ni existiría la prostitución, y quién sabe si la violencia de género tampoco se hubiera instaurado así… 

Pero mucho me temo, que no sé cuánto tiempo más, cuántas vidas más, y cuánto más seguiremos pagando, el alto precio que estamos pagando, por tanta gente que protestan por el número creciente de dedos levantados que está viendo a su alrededor, y que sigue siendo tan tonta, ¡¡que no puedan ver la luna!!

Azucar Moreno…Quiero Pecar En Ti

 

Isa

Este post es un comentario y secuela de Sexo la Primera Noche

 

Por Juguetona



{28/04/2013}   Sexo la Primera Noche

sexo primera cita¿Es malo para un chico que desee una relación estable con una chica tener sexo con ella en la primera cita?

¿Qué debería hacer el chico para que no le tomen por un mujeriego?

Mi último amante lo que hizo fue prepararme un desayuno maravilloso, con tortitas americanas, sirope y chocolate, y luego darme un masaje con lociones relajantes y aromatizadas,… Aquello me hizo pensar en él como alguien especial, con el que, si también sabía cocinar y planchar, bien podría casarme… (es pura ironía )

Nos preocupamos innecesariamente por lo que pensarán los demás de nosotros si nos mostramos y actuamos tal como somos y hacemos lo que deseamos, si tenemos sexo la primera noche… Por lo que aprendemos a renunciar a ser como somos, y a comportarnos de forma falsa, pero correcta y aceptada por norma… Nos da miedo, que si hacemos lo que queremos, acabemos descubriéndonos y conociéndonos de verdad, por si no somos tan buenos y dignos como deberíamos ser .

Pero, en realidad, si me atrevo a hacer lo que quiero, y me acuesto con un hombre que para mí es especial, y este luego, piensa que, eso me resta valor como persona, ó como pareja, y que “debo ó tengo” que hacer algo, que me dignifique ó redima, y para que cambie de opinión respecto a mí, lo que ocurriría sería que soy yo la que pensaría de él, y descubriría que no es el compañero que yo necesito a mi lado… Aunque, eso sí, reconozca que tiene un buen polvo el tío, y por eso, una mujer como yo, acabó en la cama de un idiota como él… jejej

Sobre este tema no teorizo, sino que hablo desde m propia y real experiencia, Y reflexionando, a toro pasado y fríamente sobre mis relaciones, y mis NO relaciones, me doy cuenta que acostarme con algún que otro chico en la primera cita, me hizo tan especial a sus ojos, como aquel beso en la frente que le dí a aquel otro, ó cuando, tras calentar indecentemente al máximo a otro, me negué a acostarme con él; ó cualquier otra cosa que hice en otras citas y otras situaciones diferentes, pero que me hicieron sentir fenomenal, y me nacieron así, espontáneamente, y lo hiciera, aunque con cierto temor, sin esperar “ganarme la validación de nadie”… Incluso creyendo que en realidad me estaba arriesgando a salir “malparada”. ó perder definitivamente ya toda oportunidad de tener algo… Pero que deseaba tanto hacerlo, ¡que no pude reprimirme! ¡Y nunca me he arrepentido!

Yo creo que hay que dejarse de hipocresías en este aspecto del sexo, y hacerlo solo y siempre que realmente así lo deseemos, aunque pueda no ser visto políticamente correcto, y, desde luego, NO hacerlo cuando no nos apetece, por más que el chico se lo merezca… Que también me ha sucedido alguna vez… Y es muy triste acostarte con un hombre al que no deseas, solo por cariño, y porque crees que lo merece más que nadie…

Estas cosas de la atracción sexual y el amor, por suerte o por desgracia no funcionan así… Y es mejor ser sinceros y auténticos.

Cuando existe algo especial entre dos personas, ó cuando una persona te hace sentir algo especial, el hecho de compartir sexo si así surge, es tan especial, como puede ser compartir la contemplación de un amanecer, una tarde de compras, una peli antigüa, o una carrera en minicars… Como marcharte, si él, ó tú, por lo que sea, en esa cita, no podéis mostraros tal y como sois y no podéis actúar como deseáis, provocando una situación tensa ó incómoda, que os hace sentiros mal.

Es todo lo que NO he hecho, solo porque temía lo que yo misma descubriría sobre mí, y lo que otros pensarían, ó sentirían, si yo actuase de acuerdo a mis deseos y mis sentimientos y mi verdad…

Y la verdad, que repasando mi vida, me doy cuenta que, los momentos que únicamente valen la pena vivir, son justo esos momentos que logramos volar por encima de nuestros miedos, y actuamos con total libertad y absoluta honestidad y coherencia con nuestros auténticos deseos, y a los que renunciamos en la gran mayoría de las ocasiones, solo para parecer mejores personas.

Ahora, en este punto de mi vida, antes que ser una buena persona, prefiero simplemente ser yo misma, ¡juguetona!

 

Este artículo sobre Acostarse la Primera Noche es un comentario autorizado de “Juguetona” desde el blog Seducción Femenina



{01/03/2013}   Sola sí, Desesperada no

payasosCuando llegué a esta ciudad soleada, a veces gris y plomiza, me prometieron que encontraría al gran amor de mi vida.

En un bar de noche, en un café, en una fiesta, en un grupo de amigos, en una cena, en un concierto,    en un curso de cocina, en un taller de cerámica, en un meet up, en una esquina, en el ascensor, en la puerta de enfrente…

Pero solo encontré Payasos. Payasos de mil colores y formas. Payasos tristes, otros deprimidos, o vulgares, traumados, enfermos, miedosos, pelotudos. Merluzos con ojos grises.

Pronto aprendí a reírme de ellos; ¿para eso están no?, en vez de a sufrir por ellos. Y de pronto todo se aclaró.

Los Payasos no pueden ser tomados en serio, y cuando llega Alguien sin disfraz chillón ni nariz roja se nota.

A ese Alguien dedico entonces mi atención. Existe, será.

 

Por Virginia Woolf



cougar¿Cómo puedo explicar el subidón? La inyección de energía y frescura que recibes de la mano (y algo más) de un hermoso jovencito; sano, lleno de vida, sin mochilas pesadas a sus espaldas. ¡Ahora entiendo a las autoridades en el tema como Madonna o Demi Moore! Sin duda chicas, se trata del mejor tratamiento de belleza del mundo, y el más gratificante.

No se si todos son así, pero por lo que me han comentado las “buenas” lenguas parece que sí; este chico de 25 (bueno, en realidad tenía 24 recién cumplidos, puse 25 para generalizar) que me toco en suerte y agradezco enormemente al universo por este regalo; era tierno y cariñoso, sin miedos… Fuerte y galante. ¿Cómo explicar la sensación de esplendor? Amigas, rejuvenecí 10 años esa noche!!!

Sin remordimientos, sin expectativas de relación, los 2 solos con nuestro momento lleno de vida.

¿Alguna quiere compartir su experiencia en el tema como Cougar??? Es curiosa la definición de Cougar del inglés, significa algo así como “puma” a la caza de carne fresca, ejemm.

Venga animaros 🙂

 

Por Raffaella Carrà



Estoy en la sala de espera de un aeropuerto, VIP todo sea dicho; y me he quedado bastante ofuscada por no decir rabiosa de una película que pusieron en el avión, algo así como This Means War (o Esto es la Guerra) con la “irreal” Reese Witherspoon como protagonista.

Un rubia con el brushing perfecto, ni un gramo de más, modelitos exclusivos y sexies, conduciendo descapotable, ¿es necesario que siga??

Resulta que la pobrecita no sale con nadie en mucho tiempo (hablamos de un mes, unas semanas quizás?) y de pronto conoce 2 galanes insultantemente guapos y de dientes blancos (han observado que en estas películas todos tienen los dientes muy blancos, hasta los perros??).

Los 2 chicos son agentes de La Cia, y son sus mejores amigos respectivamente… Pero a partir de aquí los 2 empiezan una batalla sin tregua por conquistar el amor de ella, espionaje mutuo incluido; y con devaneos que van desde hacer acrobacias en las alturas, entrar a campos de tiro en no se que juego, adoptar perros, etc, etc.

La pregunta es; ¿por qué a las mujeres normales no nos ocurre esto?

Aunque debo reconocer que la peli tiene sus puntos divertidos, y que también es muy típico el tema de la competitividad entre los machos alfa…

Ya se, soy una amargada resentida, pero chicas; ¡creo que este tipo de fantasías no nos ayudan nada!

 

Por Raffaella Carrà



Es media tarde y necesito inspirarme para escribir en el Blog. El lugar y el momento parecen  ideales para este tipo de análisis. La cafetería donde estoy ahora mismo, en una calle céntrica de una ciudad española, está llenísima de mujeres, de todas las edades y circunstancias. En una mesa, a mi lado, una con un aire muy, muy moderno aporrea su móvil enérgicamente. Cuatro chicas con carpetas y libros ríen y hablan a gritos. En otra mesa, unas abuelas, muy enjoyadas, toman café con leche y pastas. En un rincón oscuro del local, una madre da el pecho a un bebé mientras su otra hija se pone perdida de helado de chocolate. Busco con la mirada. Hay mujeres, sí, pero una a una las voy descartando.  ¿¿Es que precisamente hoy no habrá ninguna de las que busco??

Cuando vi el blog me pregunté: ¿qué significa estar soltera a los 40? ¿Quién está interesado en leer sobre este tema? El título era impactante.  Soltera a los 40.

Un día, pregunté a mi amiga María sobre Carlos, su ex.

Carlos? Fíjate qué mal, al final está soltero. ¡Y ya es un cuarentón!”. 

De repente, una bombilla en mi cerebro se iluminó. Podéis imaginar que la palabreja ya casi sale por sí sola de la boca : Sol-tero+ cua-ren-tón= SOL-TER-ÓN. Toda una catástrofe para el pobre Carlos.

La misma ecuación demoledora funcionaba en femenino con peores consecuencias para María: Con toda su inteligencia y estilo, soltera y cuarentona, a la pobre no le quedaba ya otra cosa en la vida que ser una tremenda SOL-TER-ONA. 

Por lo tanto, dejémonos ya de  eufemismos. Esto no es nada más que lo que es: un blog de SOLTERONAS.

Si tuvieran menos de 40 años, podríamos todavía llamarlas singles o chicas solteras y sería guay. Sin embargo, el 4 actúa de catalizador para transformarlas en  un espécimen diferente y raro. La palabra se asemeja más a un insulto con connotaciones patéticas. ¿Quién acuñó ese término?, ¿qué hay de terrible en ello y qué es pura leyenda urbana? Y ¿que tienen esos seres de especial? ¿Qué las diferencia de las demás especies? ¿Cuál es su esencia?¿De qué pié cojean?

Este tema interesa porque afecta a un elevado porcentaje de la población femenina, que sin comerlo ni beberlo se ha visto etiquetada con esta palabra. La idea es hacer un coleccionable de varios capítulos para averiguar LA VERDAD SOBRE LAS SOLTERONAS. De entrada, empezaremos por el principio y enunciaremos dos hechos básicos. Las solteronas se definen por dos cosas: 1) Tener más de cuarenta años y 2) Estar solteras.  Dos verdades como dos templos..

Por la parte de la edad, casadas y solteras deberían ser idénticas. Sin embargo, a nivel científico, se constató que las mujeres casadas en sus cuarenta aparentaban aproximadamente 8 años más que sus compañeras solteras. Sí, sí, ¡8 años! Popularmente se decía que era porque las solteras tenían más tiempo y se cuidaban más. Sin embargo, ahora se sabe, por estudios recientes y tremendamente reveladores, que todo se debe a que las hormonas predominantes son distintas en unas mujeres que en otras. En un caso, las hormonas las ayudan a favorecerlas y motivarlas, mientras que en el otro, si no se vigila, dichas hormonas pueden llegar a tener efectos devastadores.

Han descubierto en mujeres solteras una producción mucho mayor de la conocida hormona GRR o hormona de la pasión, que actúa a todos los niveles celulares con el objetivo de atraer al macho. En pocas palabras, como efecto colateral de la GRR tendríamos esa mayor tersura de la piel y rasgos más atrayentes en mujeres cuarentonas sin pareja.  Esas ganas de salir, ponerse guapas, ir al gimnasio, etcétera. Magnífica GRR.

En el caso de las mujeres casadas, al tener al macho  ya “cautivo”, el cuerpo dejó hace tiempo  de fabricar esa maravilla de hormonas GRR. Por si fuera poco, en hembras casadas, además, es bastante frecuente la  activación de la terrible hormona llamada ABRR, llamada así por ser la hormona del A-BURRI-miento que puede llegar a A-BORRECI-miento, que se produce en estas mujeres al aburrirse como ostras en su matrimonio  ( y después de aguantar pedos, eructos, bajar la tapa del WC y lavar calzoncillos sucios) llegando a aborrecer totalmente a su cónyuge, y dejando como secuela un cambio palpable en el carácter, así como  en los rasgos físicos que pueden verse seriamente afectados. La misión biológica final es sabia: ahuyentar al macho ya no deseado y por supuesto evitar a toda costa la procreación. Con ese fin, el cuerpo pone en marcha todas las estrategias posibles. Son típicos de este síndrome: ojos caídos y sin vida, mueca de disgusto y ceño fruncido.  Así, ya vemos lo que desata cada una de estas dos hormonas en el organismo y sus efectos de índole físico y psicológico, tan diferentes en uno u otro caso.

Pero en la encrespada cordillera de las solteronas, no todo monte es orégano. En otro capítulo seguiremos con el estudio científico de las hormonas en las solteronas y el peligro acechante de la hormona SOUL que da lugar a un carácter sombrío, melancolía y desolación, aniquilando a la GRR (Soltera Guerrera) y transformando hasta a la más dicharachera en una pesadísima SOUL-TERONA.

 

 

Dra. Dolores Machado



Hoy le toca el turno al segundo capítulo de “Actúa como una dama pero piensa como un hombre”. Este es muy bueno, y aunque cuenta algo que ya sabemos, lo concreta de una forma muy sencilla. Se titula así: El amor de un hombre es diferente al amor de una mujer.
 
Nuestro amor es tierno y compasivo, paciente, nutricio, generoso, dulce e incondicional. Puro. Si pensamos que el hombre es nuestro hombre, caminaremos sobre agua y atravesaremos montañas. Hablaremos con él hasta que no queden palabras. Le animaremos cuando esté en el fondo del abismo. Le tomaremos en nuestros brazos cuando esté enfermo, y reiremos con  él cuando esté bien. Le haremos brillar cuando esté cubierto de polvo, le defenderemos aunque no estemos seguras de que tiene razón. Aunque nuestras amigas nos digan que no nos conviene, o nos cierre la puerta a la relación más de una vez, si de verdad pensamos que es nuestro hombre, haremos lo posible para ganarnos su corazón. Nuestro amor resiste a las pruebas que nos impone el tiempo, la lógica y todas las circunstancias.
 
Hasta aquí bien. El problema es que esta es exactamente la forma de amor que esperamos de los hombres. Y aquí viene la cruda realidad: No es posible. Este amor existe en ellos, por supuesto! Pero lo expresan de una manera diferente, más simple, directa y práctica.
 
¿Cómo demuestra entonces un hombre su amor? 

  1. Lo declarará: Nos pondrá un título: novia, mujer, madre de sus hijos… Es su manera de colocarnos en ese lugar especial. Pero si a los demás les dice “te presento a mi amiga” o “te presento a –nuestro nombre-, eso es lo que verdaderamente somos para él. 
  1. Proveerá: Se asegurará de que tengamos lo que necesitemos. Pagará lo que haga falta o sino tiene dinero, contribuirá de una manera diferente. Esto es difícil de entender para nosotras, mujeres independientes y auto proveedoras, pero el hombre siente la responsabilidad de llevar el mamut a la caverna. Y por mucho que le digamos que no importa, que nosotras proveemos, no se sentirá como un hombre. Se sentirá fatal, se emborrachará frecuentemente, se drogará, se largará o se evadirá de alguna otra manera y por supuesto no se comprometerá. Si son capaces de pagar, o proveer, sienten que están siendo útiles, que están contribuyendo a la relación. 
  1. Nos protegerá: Atacará a quien sea o a lo que sea que nos haya puesto en peligro o faltado el respeto. Hará lo que sea por mantenernos a salvo. No estamos hablando de la fuerza bruta, que también si es que hiciera falta en una situación de extremo peligro, sino que esta protección puede venir en forma de consejos, o haciendo tareas un poco más arriesgadas (conducir de noche, sacar al perro en una zona más solitaria…) 

Este resumen final, creo que lo deja bastante claro:
 
Un hombre de verdad, tal vez no quiera ir con nosotros a comprar el vestido perfecto para una fiesta, pero nos acompañará a esa fiesta, nos sostendrá la mano, y con mucho orgullo nos presentará como su novia, o mujer (declarará). Quizá no se ponga a mimarnos y a acariciarnos la mano si estamos enfermas pero comprará las medicinas, calentará la sopa y se asegurará de que todo este listo hasta que mejoremos, o no nos dirá 8 veces al día que nos quiere, pero si ve algo que nos puede hacer ilusión, nos lo comprará (proveerá). O no pondrá buena cara a tareas como cambiarle los pañales al bebé, lavar los platos o darnos un masaje, pero si caminando ve a alguien amenazante, se interpondrá entre nosotras y él obstáculo… en definitiva hará lo que tenga que hacer por evitar que alguien nos maltrate o nos dañe, (protegerá).
 
Creo que en líneas generales, es así. La clave para nosotras, está en preguntarnos cuando haga algo, ¿supone esto una declaración, o está proveyendo, o nos está protegiendo? Si es así, y aunque no sea lo que para nosotras signifique “amar”, o lo que nosotras queramos que haga, al menos tendremos claro que nos quiere y que está comprometido hasta las orejas!
 
En la próxima entrega descubriremos más sobre el funcionamiento del cerebro masculino: las tres cosas fundamentales en la vida de un hombre 😉

 

Por Arquetipa

 

 



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: