Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{01/03/2013}   Sola sí, Desesperada no

payasosCuando llegué a esta ciudad soleada, a veces gris y plomiza, me prometieron que encontraría al gran amor de mi vida.

En un bar de noche, en un café, en una fiesta, en un grupo de amigos, en una cena, en un concierto,    en un curso de cocina, en un taller de cerámica, en un meet up, en una esquina, en el ascensor, en la puerta de enfrente…

Pero solo encontré Payasos. Payasos de mil colores y formas. Payasos tristes, otros deprimidos, o vulgares, traumados, enfermos, miedosos, pelotudos. Merluzos con ojos grises.

Pronto aprendí a reírme de ellos; ¿para eso están no?, en vez de a sufrir por ellos. Y de pronto todo se aclaró.

Los Payasos no pueden ser tomados en serio, y cuando llega Alguien sin disfraz chillón ni nariz roja se nota.

A ese Alguien dedico entonces mi atención. Existe, será.

 

Por Virginia Woolf

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: