Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











mujer independienteVamos con un nuevo capítulo de la saga “Actúa como una dama pero piensa como un hombre” de Steve Harvey, sobre las Mujeres Fuertes e Independientes. El autor comienza diciendo que los hombres son criaturas muy simples y que harían cosas muy simples si no fuera por nosotras, ya que somos capaces de hacer mil cosas al mismo tiempo, trabajar a turno completo para llegar luego a casa a ser esposas y madres; muchas crían solas a los niños, ocupan posiciones clave en el mundo financiero y económico, se encargan de llevar comida a la mesa, superamos la matrícula masculina en las universidades, ayudamos a educar a los hijos, sosteniéndolos y protegiendo sus mentes y sus espíritus. 

Aunque la capacidad para manejarlo todo, no es para el hombre donde reside el poder de las mujeres. El poder de la mujer reside en el mero hecho de ser mujer. Los hombres harán cualquier cosa para impresionarnos, somos su mayor premio. Pero según el autor, en algún punto perdimos de vista este hecho, probablemente influenciadas por madres, tías, abuelas quien nos alientan a que seamos independientes aunque sacrifiquemos las relaciones amorosas para lograrlo. También está la influencia de revistas, programas de televisión, blogs, etc… que nos martirizan con la idea de cambiar nuestro físico hasta parecernos a Beyoncé porque sólo así conseguiremos estar con un hombre, y ser mujeres fuertes e independientes. 

El caso es que según hemos visto, el hombre declara, provee y protege. Lo que significa que si tenemos dinero, auto, casa, alarma ultrasofisticada, pistola y un perro guardián, prácticamente estamos gritando desde los tejados que no necesitamos a ningún hombre. No hay que malinterpretar. Esta bien tener todo eso pero hay que dejarle espacio al hombre para que también lo haga. Si dejamos que de vez en cuando el hombre tome las riendas, tendremos una buena relación. Además, si lo valoramos y no deterioramos su confianza y autoestima, obtendremos lo mejor de él.

Para terminar, mis mujeres fuertes e independientes; 2 extras a tener en cuenta:

1. Cómo ser una dama en una cita:

  • No le digas dónde te gustaría ir. Dile el tipo de comida, atmósfera y deja que escoja él.
  • No le digas que conduces. Deja que te lleve él.
  • No le digas que pague la mitad: que él pague todo. No le invites a beber en tu casa. Dale un beso de buenas noches y deja que piense qué tiene que hacer para ganar “el bizcochito”. 

2. Cómo ser una dama en la casa:

  • No trates de arreglar el fregadero, el excusado ni nada. Deja que él lo haga.
  • No saques la basura ni cortes el césped. Deja que él lo haga.
  • No levantes cosas pesadas. Él tiene el músculo necesario.
  • No tengas miedo de cocinarle sus platos preferidos.
  • No duermas con sudadera todas las noches. La ropa interior de encaje no hace daño a nadie 😉 

El próximo día, el último capítulo: ¡Cómo conseguir el anillo!

 

Por Arquetipa

 

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: