Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











Hoy voy a profundizar un poco más en el tema de las características la Cabrona, según el concepto de la autora Sherry Argov

cabronasUn principio de atracción básico es que si ella tiene que escoger entre su propia dignidad o tener una relación sentimental a cualquier precio, la cabrona dará siempre prioridad a su dignidad.

La cabrona sigue siendo la misma persona durante una relación con un hombre, no cambia ni pierde a sus amistades. No deja su carrera ni sus pasatiempos, ni se olvida de tener tiempo para sí misma. Tampoco cede en todo y al contrario de la chica “buena” o “tapete”; no tolera demasiado las faltas de respeto.

También mantiene un poco la intriga en la relación y siente un respeto enorme por sí misma; está convencida de su propio valor, el que gobierna sus decisiones. Irónicamente, como no tiene miedo a perder a un hombre, él comienza a temer perderla. Y como no está visiblemente necesitada, él empieza a necesitarla y depender de ella. Funciona como un imán invertido; la persona que sea la menos dependiente en la relación automáticamente atraerá a la otra persona. 

Aquí van entonces las 10 características de la cabrona:

                      1. Mantener la independencia.

                     2. No perseguir al hombre.

                     3. Ser un poco misteriosa.

                     4. Dejarlo siempre queriendo más.

                     5. No permitir que él la vea pasando un mal rato.

                     6. Tener el control de su propio tiempo.

                     7. Mantener el sentido del humor.

                     8. Sentirse valiosa.

                     9. Sentir pasión por cosas no relacionadas con él.

                    10.Tratar a su cuerpo como a una máquina bien afinada.

En fin, podemos estar o no de acuerdo en todo; ¡pero encuentro estos consejos de bastante utilidad! ¿Qué opinan amigas?

Me encantaría recibir comentarios 🙂

¡Y Feliz Carnaval!!!

  

Por Raffaella Carrà



soledad-articuloSon muchas las creencias que se van arraigando en nuestra mente y que interfieren en el proceso de encontrar pareja a medida que vamos madurando. Las mujeres, y también muchos hombres, nos quejamos de no encontrar a esa persona con quien soñamos compartir nuestra vida, y muchas veces la respuesta está en nuestro propio subconsciente, que guarda juicios que tienden a socavar nuestros propósitos y anhelos.

Identificamos aquí, ocho mitos claros que sabotean este proceso de búsqueda:

Mito 1: “La química es uno de los elementos más importantes en el amor”.

Realidad: La química opera desde nuestro inconsciente y se nutre de los juicios que llevamos, los que pueden estar plenos de negatividad, baja autoestima o de principios equivocados. No tener claras nuestras necesidades y expectativas suele inducir a error y frustración.

2: “No hay hombres, por lo que es mejor no ponerse exigente y conformarse con lo que hay”.

Realidad: Operar desde “lo que no hay” es una señal de negatividad que se conecta con la carencia. La evidencia sugiere que las mujeres con el pasar de los años, y al no renovar sus vínculos sociales “no cuentan con hombres en sus propios mundos”. Esto plantea una necesidad de expandir lazos, de bajar barreras.

3: ““Todos los hombres son malos. Es mejor estar sola”

Realidad: Las actitudes destructivas, tanto para hombres como para mujeres, se asocian con carencias, incapacidad de compromiso y otros muchos factores de nuestra vida psíquica y emocional. Se incurre en una caricatura odiosa de los hombres, desde un trasfondo de miedo que impide tomar los riesgos que demanda el amor.

4: “Como siempre me ha ido mal en el amor, siempre será así”.

Realidad: Admitir que se cometerán siempre los mismos errores, sólo habla de una actitud cerrada al aprendizaje. Hay que aprender de las experiencias negativas para hacer posible el cambio. Las penas de amor son la materia a trabajar para el logro de una relación satisfactoria.

5: “No se le puede contar a un hombre lo que a una le sucede, porque salen corriendo”.

Realidad: Hoy más que nunca se hace evidente la necesidad de aprender sobre las pequeñas-grandes diferencias entre hombres y mujeres. Si bien es cierto que algunos hombres huyen cuando el panorama no es color de rosa, muchos otros sí se quedan, están dispuestos a compartir y están abiertos a la escucha.

6: “No entiendo porque estoy sola si les he dado tanto a mis parejas”.

Realidad: En toda relación debería primar un equilibrio entre el dar y el recibir. La renuncia plena de una persona se asocia a carencia, revelando una baja autoestima y es el fondo una estrategia para retener. No confundir generosidad con postergación de una misma, lo que justamente consigue el efecto contrario, el de ser ignorada y finalmente abandonada.

7: “Tener pareja es lo más importante en la vida”.

Realidad: Es un error basar toda nuestra felicidad en una relación, si bien el amor de pareja es un espacio muy importante en la vida de cualquier persona. Evolutivamente nos desarrollamos en base al afecto. Sin embargo, para que éste sea sano, deberá partir por nosotras mismas. Un ejercicio pleno de todos nuestros espacios, el laboral, intelectual, social, espiritual e íntimo. Sólo así la pareja se sumará como un aporte más en el camino de la vida.

8: “Para amar hay que admirar”

Realidad: La admiración se basa en un juicio de un estándar superior e inalcanzable. Impone un gesto de cautivación y éxtasis, que te coloca en una ubicación inferior para la contemplación. Una relación sana debería permanecer en un lugar igualitario, de ser mirada a los ojos para que el compartir sea posible y fluido, algo más cercano al respeto.

Si lograste identificarte con uno o varios de estos mitos, te estarás preguntando cómo se pueden borrar o cambiar.

No es fácil, pero comienza por identificar cuáles son las ideas y creencias erróneas que arrastramos, para luego intentar cambiar estos paradigmas por juicios más positivos y constructivos para lograr el tipo de relación que cada una anhela vivir.

Resumen del artículo 8 Mitos Que Nos Hacen Más Difícil Encontrar Pareja.

Por Raffaella Carrà



{05/08/2014}   ANGEL DEMONIO

Me tiraste 10 cardos, y una rosa.

Esa valió por todo lo demás.

Del odio al amor hay un puente corto, de maderas movedizas.

¡Cuanto daría yo por ser otra; cuanto daría por olvidarme de mí en tus brazos!

Brazos que acarician, brazos que ahorcan.

Me despido con un mordisco, y una espina en el lugar que antes te besé con ardor.

Mi amor; te odio hasta el éxtasis…

 

Por Sun



SEDUCCIONSeguimos con la secuela de “El Arte de la Seducción” de Robert Greene.

Consulta el post “El Proceso de la Seducción, Parte I” si te encuentras perdida…

En resumen, la fase 2 de todo proceso de seducción se puede concluir en:

¡Descarríar, provocar placer y confusión para mantener el apego hacia tí!

 

Punto 9.- Mantenlos en suspenso: ¿Qué sigue?

En cuanto la gente cree saber qué puede esperar de ti, tu hechizo ha terminado. Más todavía: le has cedido poder. Genera una sorpresa calculada, la gente adora él misterio.

Estremece a la víctima con un cambio súbito de dirección.

Mientras se esfuerzan por entenderte, pensarán en ti todo el tiempo y querrán saber más.

Enamorarse implica expectación; la razón era simple: la sorpresa engendra un momento en que la gente baja sus defensas y nuevas emociones pueden irrumpir. Si la sorpresa es grata, el veneno de la seducción entra en las venas sin que se den cuenta.

10: Usa el diabólico poder de las palabras para sembrar confusión.

Con toques estéticos, pequeños y placenteros rituales despertarán sus sentidos y distraerán su mente. El truco para que atienda es decirle lo que quiere oír, llenarle los oídos con lo que le agrada. Ésta es la esencia del lenguaje de la seducción. Aviva las emociones de la gente con indirectas, halágala, alivia sus inseguridades, envuélvela con fantasías, dulces palabras y promesas, y no sólo te escuchará: perderá el deseo de resistírsete. Da vaguedad a tu lenguaje, para que los demás hallen en él lo que desean.

La forma más anti-seductora del lenguaje es la discusión. Hay una manera superior de hacer que la gente escuche y se convenza: el humor y un toque de ligereza.

11: Presta atención a los detalles.

Las nobles palabras de amor y los gestos imponentes pueden ser sospechosos: ¿por qué te empeñas tanto en complacer? En cambio los gestos sutiles, lo que haces sin pensar, suelen ser más fascinantes y reveladores. Aprende a distraer con miles de pequeños y gratos rituales: amables regalos, actos que den realce al tiempo y atención que les dedicas. Todos sus sentidos participan en los detalles que orquestas. Crea espectáculos que deslumbren, aprende a sugerir con detalles los sentimientos y el ánimo apropiados.

Provoca el deleite infantil que nos deparan los inmediatos encantos del mundo natural, delicias lejos de juicio y la racionalidad.

12: Poetiza tu presencia.

Tu mayor riesgo en esta fase es el mero indicio de rutina o familiaridad. Debes mantener algo de misterio, conservar cierta distancia para que, en tu ausencia, tus “víctimas” se obsesionen contigo.

Sé esquivo para que cuando estés lejos, ansíen verte de nuevo, y sólo te asociarán con ideas gratas. Ocupa la mente de ellos alternando una presencia incitante con una fría distancia, momentos eufóricos con ausencias calculadas.

Asóciate con imágenes y cosas poéticas para generarte un halo idealizado, y mantén siempre la duda que alimenta el interés.

13: Desarma con debilidad y vulnerabilidad estratégicas.

Podrían darse cuenta de que se están enamorando de ti, pero jamás han de sospechar cuánto se debe eso a tus manipulaciones. Una oportuna muestra de tu debilidad de lo emotivo que te has vuelto bajo su influencia, te ayudará a no dejar rastros.

La vulnerabilidad de una persona, lo que parece que es incapaz de controlar, suele ser lo más seductor en ella. Las personas que no muestran debilidades, por otro lado, a menudo causan envidia, temor y enojo: queremos sabotearlas, sólo para hacerlas caer.

No luches contra tus vulnerabilidades, ni trates de reprimirlas, sino ponlas en juego.

Aprende a transformarlas en poder. Este juego es sutil; si te deleitas en tu debilidad, si

exageras, se te juzgará ansioso de compasión o, peor aún, patético.

14: Mezcla deseo y realidad.

Para excitar y emocionar en alto grado, hazles sentir que en realidad cumplen alguna de las fantasías que has incitado en su imaginación.

La ilusión perfecta; al concederles sólo una parte de esa fantasía, harás que no cesen de volver más. Centra en ellos tu atención para que desaparezca el resto del mundo.

Para compensar las dificultades de la vida, la gente pasa mucho tiempo soñando, imaginando un futuro repleto de aventura, éxito y romance. Si puedes crear la ilusión de que, gracias a ti, él puede cumplir sus sueños, lo tendrás a tu merced. Es importante empezar despacio, ganando su confianza, y forjar gradualmente la fantasía acorde a sus anhelos. Apunta a los secretos deseos frustrados o reprimidos, para provocar emociones incontrolables y ofuscar su razón.

15: Aísla a la víctima. Ya no hay marcha atrás.

Hoy todos somos monarcas que protegemos el reino diminuto de nuestra vida,

agobiados por toda suerte de responsabilidades. La mayoría de las personas son ambivalentes: por un lado se sienten a gusto con sus hábitos y deberes, pero por el otro están aburridas, y listas para cualquier cosa que parezca exótica.

El aislamiento que practiques debe ser gradual, y disfrazado de placer: el placer de conocerte, dejando al mundo atrás.

¡No te pierdas el siguiente capítulo; la fase 3 del Proceso de Seducción: “El Precipicio”.

 

Por Raffaella Carrà

 



beso

A menudo son los labios con más urgencia por besar, los primeros en perder el interés.

Siempre estuve convencida, que no es mejor amante quién más tiempo aguanta en la cama, ni quien más placer te proporciona en el coito, ó más veces te dice te querré toda la vida… sino quien tiene la suficiente potencia en el corazón, como para hacerte el amor constantemente fuera de ellas, y que te sientas deseada, amada y valorada con pequeños detalles a lo largo del día, muchos días… Por eso nunca esperé mucho de aquellos que hablaban y prometían demasiado… Porque me parece preferible llevarse luego un sorpresa, que una decepción…

 

 

Por Jugue.



{05/04/2013}   Conseguir el Anillo

anilloLlegamos al último capítulo y culminación de “Actúa como una dama pero piensa como un hombre”. Nuestro autor Steve Harvey nos da las claves finales para conseguir el anillo, o lo que es lo mismo, lograr que un hombre se comprometa. 

Tu pareja sabe qué es lo que quieres, la muestra del compromiso total: el anillo. También sabe qué necesita: a ti. Pero la propuesta no llega. El motivo puede ser una o varias de las siguientes razones: 1. Todavía está casado con alguien más. 2. No eres a quien necesita. 3. No has requerido que se case contigo y que ponga fecha. Además, para muchos hombres el matrimonio es algo que saben que deberían hacer pero que posponen porque supone comportarse definitivamente como adultos. Pero hay algo que deberíamos saber: los hombres tienen muy claro que las mujeres queremos casarnos. Que a pesar de nuestra independencia o de los miles de divorcios, vamos a querer el cuento de hadas del marido, la casita, la valla blanca y los dos niños y medio. Y los hombres, tienen claro que pueden ir dando pasitos sin llegar al compromiso total con tal de mantenernos ahí. 

La mayoría de las veces los hombre no ponen fecha porque su pareja no se lo exige. Dile: “te amo, me amas, tenemos una relación fantástica, la relación con la que siempre soñé. Ahora quiero dar un paso más y casarme contigo. Necesito que pongas una fecha. Si no sucede en un par de semanas, no me sentaré a esperar indefinidamente a que seas quien dicte cuándo apretar el botón de mi felicidad. El arreglo que tenemos no me hace feliz”. Cuando un hombre ve que una mujer se resigna a guardar sus deseos de casarse en una caja, sonreímos y nos acomodamos allí también. Seguiremos “alquilando” pero no comprando. Nota: no se trata de que le pidas matrimonio a tu pareja, sino de eliminar la mentalidad de 1945 de andar esperando un cortejo interminable que culmine en boda. Los tiempos han cambiado. La tecnología ha llegado a tal punto en la que puedes contactar con una mujer sin haberla visto antes. Hay que eliminar la idea de la cabeza de “si me quiere, me pedirá matrimonio” porque los hombres jugarán hasta que les pongamos límites y clarifiquemos nuestros requerimientos. Steve Harvey nos alienta a que desglosemos nuestra valía: “te respeto, te adoro, soy cariñosa, te presto atención, soy puntual, bondadosa, leal, tendré a tus hijos, los amaré con locura, todo esto a cambio de tu tiempo, lealtad, apoyo, afecto, atención, puntualidad, bondad y educación, que me respetes y me ames. También quiero el anillo de diamantes y un paseo hacia el altar”. Hay que ser una mujer fuerte.

El hombre que lo escuche sabrá que tienes una gran autoestima. Lo verá y se cuestionará: “¿Vale todo eso?”. Si el precio le parece caro, se irá. Pero no queremos a un tipo que se vaya, ¿no?.  El sólo quería “alquilarnos”. Los jóvenes alquilan, los hombres maduros, construyen hogares. 

Y para terminar. Todo hombre sabe que el anillo le está esperando en algún lugar del camino. Tal vez no esté listo para ello, y si no lo está pero tu sí, no es una buena combinación. En lugar de quedarte, busca a alguien más, a alguien que comparta tus anhelos!!.

 

Por Arquetipa

 



{11/03/2013}   Hijitos de Mami

suegra¿Me casé con un niño o con un hombre? Quien se enfrenta a este problema es porque su hombre está demasiado atado a su madre en una edad en la que se espera que los hijos sean totalmente independientes. Este lazo les permite a las madres ejercer una variedad enorme de control sobre sus vidas, casi siempre en detrimento de las relaciones románticas de los hijos. 

Si estás en esta situación, posiblemente sientas que no hay forma de ganarle a la madre, quien por otra parte, piensa que no hay mujer sobre la tierra digna de su hijito. 

Según el autor Steve Harvey, los hijitos de mamá son tales porque nosotras se lo permitimos. Si un hombre es capaz de levantarse de una cama calentita con una hermosa mujer desnuda, se pone la ropa, coge el coche y se va a casa de su madre a hornear pasteles para la venta de caridad, dejando a su mujer y a sus hijos solos es porque su madre estableció requerimientos y límites que este hombre obedece y su esposa no. 

Ya lo explicamos en otra ocasión: si la mujer establece requerimientos y reglas para hacer funcionar la relación, un hombre auténtico los realizará con gusto mientras sepa cuales son y mientras sepa que están ahí para que la mujer que ama sea feliz. 

Si no tiene normas o límites, obedecerá las de su madre porque al fin y al cabo fue la primera mujer que le dijo qué era aceptable y qué no. Y no es que su madre lo lleve con las riendas cortas, es que tú no quisiste tomar las riendas. 

No hay que tener miedo de perder a un hombre si se le incita a distanciarse de su madre, ya que si es un hombre de verdad, sabrá cómo poner límites a su madre y negociará para que todos estén contentos. 

Además, hay que asumir que no hay forma de ganarle a una madre. Y es mejor estar en una relación con un hombre que quiere a su madre que con alguien que no la tolera. Es más, si él no soporta a su madre, será difícil que se comprometa en una relación estable y amorosa pues no tiene clara la cuestión hombre/mujer. En cambio, si trata con respeto a su madre, también te tratará bien a ti. 

Para solventar esta situación, lo mejor es hablar con tu hombre y decirle que no pretendes de ninguna manera meterte entre su madre y él y menos aún ponerte a competir con ella, pero que tú estás primero y que su madre tiene que respetar la obligación que él tiene como protector y proveedor de la mujer a la que ha elegido amar y con la que ha decidido construir una nueva familia: la propia. 

Es un resumen del Capítulo XI de  “Actúa como una dama, pero piensa como un hombre” del autor Steve Harvey.

 

Por Arquetipa



Análisis del Capítulo 7: “Actúa como una dama pero piensa como un hombre” de Steve Harvey. 

¿Por qué los hombres son infieles?

hombres infielesPorque PUEDEN. Porque pueden tener sexo con otra mujer sin que eso signifique nada para ELLOS. Un hombre puede querer a su mujer, a sus hijos, su hogar y la vida que han construido, incluso seguir teniendo una conexión física increíble con ella y además, buscar sexo con otra mujer sin pensárselo dos veces porque entiende el acto sexual de otra manera que las mujeres. A lo mejor fue algo que lo hizo sentir bien físicamente, pero emocionalmente su corazón –el que profesa, provee y protege, eso es exclusivamente para su mujer. 

Ya vimos que el hombre recarga pilas con el sexo. Lo necesita para “enfrentarse al mundo todas las mañanas”. Es lo que le hace sentirse bien y tener fuerzas para el resto de tareas. Si por algún motivo, la mujer pasa tiempo fuera de la casa, para él no supondrá ningún problema buscarlo en otra parte, o sucumbir ante una tentación. 

Además creen que pueden salirse con la suya. La mayoría de los hombres no creen que serán descubiertos o lo negaran una y mil veces si los pillan con las manos en la masa por muy obvio que parezca (“cariño, no es lo que parece”). 

El hombre que aún no es maduro, es decir, que no tiene claro lo que quiere y aún no se ha posicionado en la vida, está claro que será infiel porque aún no se ha comprometido de corazón. Pero incluso el hombre maduro y establecido, que ama a su esposa e hijos, que provee y protege, si su familia no ocupa el primer lugar en la lista de prioridades, tiene bastantes posibilidades de considerar “echar una cana al aire” de vez en cuando. 

Existen otros dos motivos que pueden facilitar la infidelidad:

  1. Lo que pasa en casa ya no “pasa” como antes.
  2. Siempre hay una mujer dispuesta a engañarte con él.

 ¿Qué se puede hacer al respecto? Si una de las reglas que establecimos fue no tolerar la infidelidad bajo ningún concepto, entonces, habrá que separarse. Generalmente ante esta actitud, y si el hombre te quiere de verdad, hará lo imposible e indecible para volver a conquistarte, se habrá dado cuenta de lo valioso que era lo que perdió y probablemente se convertirá en un hombre mejor. Si dejarlo no es una opción, habrá que establecer nuevas exigencias y estándares más altos para que el hombre vuelva a reconquistar tu confianza. No será fácil perdonarlo y las sospechas seguirán ahí, pero será él quien hará lo imposible para volver a estar como antes.   

La pregunta siguiente sería: si verdaderamente para ellos no es tan importante, y se lo permiten bajo ciertas circunstancias… ¿por qué son incapaces de aceptarlo en nosotras? Porque saben que para nosotras, el sexo es lo que da sentido a la pareja o a la unidad familiar. Porque para nosotras no es una traición física, es una traición de los valores que compartimos con ellos. Y es lo que ellos no pueden soportar. 

En la próxima entrega, LAS REGLAS DEL JUEGO. Qué reglas tenemos que establecer para que un hombre respete a una mujer y quiera estar con ella por encima de todo!

Por Arquetipa



{23/01/2013}   La regla de los 90 días

acostarse o noComenzamos el año con un nuevo capítulo más que controvertido!: “La regla de los 90 días”. Gánate el respeto que te mereces. Básicamente viene a decir que no te acuestes con el chico con el que sales hasta pasados 3 meses… Creo que me voy a limitar a resumirlo y que cada una/o saque sus propias conclusiones! 

La idea es que igual que las empresas contratan a sus trabajadores por un periodo de prueba de 3 meses, así debemos hacer con el chico que “estemos contratando”. Periodo suficiente para comprobar si es el chico adecuado. Según nuestro amigo Steve Harvey, lo más seguro es que un hombre que consigue las prestaciones antes del periodo de prueba, deja el puesto y se va. Si estableces tus reglas, es una señal que le dice al hombre que no eres un juguete, alguien que se puede usar y descartar. Le indica, que lo que tienes, las prestaciones, son especiales y que necesitas tiempo para conocerlo y decidir si las merece. Aquel que esté dispuesto a poner tiempo y esfuerzo para cumplir las reglas, es a quien quieres cerca de ti porque ese hombre toma una decisión consciente. 

Durante el periodo de prueba, el sujeto tendrá que pasar algunos exámenes: ¿Llega cuándo dice que lo hará? ¿Llama al retrasarse? ¿Le caen bien tus amigos? ¿Le simpatizan tus niños? ¿Cómo expresa su alegría cuando estás presente? Y lo más importante: ¿Es con quien puedes visualizarte en una relación comprometida? ¿Hay señales que hacen que tu intuición y alarma se enciendan? Ya sabes: no te ha invitado a su casa, no contesta el teléfono cuando estás en el cuarto o contesta y habla en voz baja en un rincón oscurito para que no lo escuches. El periodo de 90 días te dirá realmente como es porque al principio mostrará una fachada maravillosa pero con el pasar de los días su verdadero yo saldrá a la superficie.

Puedes creer que si no obtiene sexo se irá a conseguirlo a otra parte o pueda imaginarse que estás jugando con él. Mentira. Esta es una de las trampas mentales que los hombres han tendido a las mujeres para convencerlas de que no hay que esperar. Pero no es verdad. Puedes correr el riesgo de espantarlo, pero ¿no quieres que salga corriendo el sujeto que sólo busca sexo sin responsabilidad ni consideración por tu bienestar emocional? 90 días suena a un montón de tiempo y habrá que ser creativas. Hay otras maneras de pasar el tiempo: besos, abrazos, conversaciones telefónicas, caminatas por el parque, compartir un helado, cenar, juegos de mesa, deporte juntos, correos electrónicos picantes, cine, conciertos, comedias…

Mientras tanto debemos observar 3 cosas importantes: 

¿Cómo reacciona cuando le dices que tienes un problema? Si tu coche se avería y no sabes cómo vas a ir al trabajo al día siguiente y se lo cuentas y su respuesta es “bueno, ya me contarás cómo te fue”, lo puedes borrar de la lista de candidatos.

¿Cómo reacciona cuando hay presión? Si tu ex no deja de llamarte y tu le compartes tu agobio, si él es el adecuado, verá la forma de que el otro deje de llamarte o te sugerirá que bloquees su número… pero si su respuesta es “no me puedo meter en esto”, no es un candidato apto. 

¿Cómo reacciona ante las malas noticias? Ante una muerte de un ser querido tuyo intentará consolarte y hará que sientas que está ahí para apoyarte. 

Por último, su reacción frente a la palabra “no sexo” dirá mucho de él. Si empieza a llamarte menos o directamente deja de salir contigo, está claro que lo único que buscaba era sexo. 

Y que hasta aquí puedo leer! Que cada una tome los 90 días como una referencia para lo que de verdad importa: Ver si es esa persona especial con la que nos gustaría compartir nuestra vida! 

Es el Capítulo 9 de la saga “Actúa como una dama pero piensa como un hombre”.

Por Arquetipa



preguntas a los hombresExisten 5 preguntas que toda mujer debería hacer a un hombre antes de involucrarse emocionalmente con él.Antes de comprometerte con un hombre, has de tener claro ciertos aspectos de él que te dirán si es un hombre que merece la pena. Para saberlo, hay cinco preguntas claves que deberían hacerse nada más comenzar la relación y a más tardar durante los tres primeros meses. 

  1. ¿Cuáles son tus metas a corto plazo? Ojo, no basta sólo con tenerlas, sino que debe estar haciendo algo para conseguirlas. Por ejemplo, si dice que su sueño es ser productor pero no hace nada que tenga que ver con producción, ni trabaja en una película, escribiendo o leyendo guiones, ni hace conexiones con gente del medio que pudiera abrirle alguna puerta, ni ha tenido empleo en los últimos cuatro meses, entonces, este hombre no tiene un plan. Y si no tiene un plan, no conseguirá sus metas. Por otro lado, si tiene la idea de que todo le caerá del cielo, más vale darse cuenta y buscar al que está dispuesto a ponerse un traje de astronauta para ir a atrapar sus sueños a la estratosfera. 
  1. ¿Cuáles son tus planes a largo plazo? Cualquier hombre que haya tenido una visión de dónde quiere estar dentro de 10 años, ha considerado seriamente lo que le hace falta para estar ahí. Significa que es previsor y que está construyendo los escalones para alcanzar su futuro. Si dice algo así como “sólo hago lo necesarios para vivir día a día”, hay que salir corriendo porque si no tiene un plan para llegar a alguna parte, tú tampoco irás a ninguna parte con él. 
  1. ¿Qué opinas sobre las relaciones? Se trata de medir cómo se siente el hombre con relación a una amplia gama de relaciones: sus padres, sus hijos… averigua qué piensa sobre la idea de tener hijos. Si tú ya los tienes y él no quiere tener más, no va a cambiar de idea. Luego, pregúntale sobre la relación con su madre. Es la primera relación que establece un hombre, y si es buena, sabrá cómo tratarte como mujer. Si escuchas algo como “uy, mi madre y yo… no nos llevamos para nada”, borra su número, sus mensajes de texto y ve al siguiente. Después pregúntale como se lleva con su padre. Si la relación es buena, tendrá unos valores sólidos que podrá compartir.  
  1. ¿Qué piensas de mi? Se trata de que sea lo más específico posible. Si te dice que eres increíble, decidida, trabajadora y super inteligente, pregúntale por qué piensa todo eso. Si es capaz de ser específico y referirse a detalles o situaciones concretas, entonces es que ha estado observando y sumando para comprometerse contigo en una relación. 
  1. ¿Qué sientes por mi? Pensar y sentir son cosas diferentes. Si un hombre no es capaz de decirte lo que siente por ti después de un mes, es que no siente nada. Si le preguntas y te dice, “ya te he dicho, creo que eres…” corta por lo sano y pregúntale qué siente y no qué piensa. Hay que darle tiempo porque bucear en las emociones es más difícil para un hombre, pero la respuesta que esperas, es del tipo: “ cuando no te veo, te echo de menos y me pregunto cómo estás; siempre he buscado a alguien como tú…” la respuesta en cualquier caso, te tiene que hacer sentir estupendamente. 

Ánimo y a preguntar!

Este artículo es un resumen del capítulo 8 de: Actúa como una dama pero piensa como un hombre” de Steve Harvey

 

Por Arquetipa



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: