Soltera a los 40 – Compartimos historias de singles











{17/03/2014}   La Seducción Física

seducción física¡Por fin llegamos a la fase final del Proceso de Seducción! Tras la seducción mental y sentimental, ahora hablaremos de la seducción física, según el Arte de la Seducción de Robert Greene.

Paso 21: Dales la oportunidad de caer: El perseguidor perseguido.

Para hacer hervir a tus “víctimas”, adormece su mente y calienta sus sentidos. Lo mejor es que las atraigas a la lujuria emitiendo ciertas señales que las exalten y propaguen el deseo sexual como un veneno.

22: Usa señuelos físicos.

El momento de atacar llega cuando arde en deseos pero no espera conscientemente el arribo del climax.

23: Domina el arte de la acción audaz.

Una vez concluida la seducción, existe el peligro de que el desencanto aparezca y arruine tu arduo trabajo.

24: Cuídate de las secuelas.

Si buscas una relación, deberás volver a seducirlo constantemente, creando tensión y liberándola. Pero si tu víctima ha de ser sacrificada, hazlo rápida y limpiamente, para que estés en libertad (física y psicológica) de pasar a la siguiente. El juego volverá a empezar entonces.

Si tus objetivos se acostumbran a que seas tú el agresor, pondrán poca energía de su parte y la tensión disminuirá. Debes espabilarlos, invertir la situación. Una vez sometidos a tu hechizo, da un paso atrás y empezarán a seguirte. Comienza con un dejo de distanciamiento, una desaparición inesperada, la insinuación de que te aburres. Causa agitación fingiendo interesarte en otro. No seas explícito; que sólo lo sientan y su imaginación hará el resto, creando la duda que deseas. Pronto querrán poseerte físicamente, y su compostura se evaporará. La meta es que caigan en tus brazos por iniciativa propia. Crea la ilusión de que se seduce al seductor.

Esta situación no se presta a que parezcas cruel; los efectos que persigues son duda y ansiedad.

De acuerdo con el psicólogo Theodor Reik, aprendemos a amar únicamente por medio del rechazo. Cuando niños, nuestra madre nos colma de amor; no sabemos nada más. Pero cuando crecemos, empezamos a sentir que su amor no es incondicional. Si no nos portamos bien, si no la complacemos, ella puede retirarlo. La idea de que retirará su afecto nos llena de ansiedad, y al principio de furia. Pero esto nunca funciona, y poco a poco nos damos cuenta de que la única manera de impedir que ella vuelva a rechazarnos es imitarla: ser tan cariñosos, buenos y afectuosos como ella. Esto la unirá a nosotros muy profundamente.

Esta pauta queda impresa en nosotros por el resto de nuestra vida; al experimentar rechazo o frialdad, aprendemos a cortejar y perseguir, a amar.

Ten en cuenta que los objetivos de mente activa son peligrosos: si entrevén tus manipulaciones. Pon a descansar su mente poco a poco y despierta sus durmientes sentidos combinando una actitud no defensiva con una presencia sexual apasionada. Mientras tu aire sereno y despreocupado reduce sus inhibiciones, tus miradas, voz y modales —desbordantes de sexo y deseo— les crisparán los nervios y elevarán su temperatura. No fuerces nunca el contacto físico; en cambio, contagia de ardor a tus blancos, hazles sentir apetito carnal.

Condúcelos al momento: un presente intenso en que la moral, el juicio y la preocupación por el futuro se derretirán por igual y el cuerpo sucumbirá al placer.

Tu seguridad y serenidad tendrán más poder que todo el alcohol que puedas aplicar. Exhibe ligereza de espíritu: nada te molesta, nada te amilana, no te tomas nada en forma personal. Invitas a tus objetivos a deshacerse de las cargas de la civilización, a seguir tu ejemplo y tu rumbo. No hables de trabajo, deber, matrimonio, pasado o futuro. Muchas otras personas lo harán. En cambio, ofrece el raro estremecimiento de perderse en el momento, donde los sentidos cobran vida y la mente queda atrás.

Hoy más que nunca, nuestra mente se halla en un estado de constante distracción, bombardeada por información interminable, proveniente de todas direcciones. Quizá recurrimos al alcohol, las drogas, la actividad física, cualquier cosa que nos ayude a que la mente afloje el paso, a estar más presentes en el momento. Nuestra insatisfacción ofrece al hábil seductor oportunidades infinitas.

Ademas del placer que se concentren en ti, debes estar alerta a las señales de excitación física. Sonrojamiento, temblor de la voz, lágrimas, una risa inusualmente enérgica, movimientos de relajación del cuerpo, cualquier tipo de reflejo involuntario, un revelador lapsus Unguae: éstos son signos de que la víctima se desliza hacia el momento, y de que ha de aplicarse presión.

La seducción, como la guerra, suele ser un juego de distancia y aproximación.

Tus armas primordiales son tus ojos, y una actitud misteriosa. Byron por ejemplo tenía su famosa mirada de soslayo. La clave es que la mirada sea breve y al grano, luego desviarla, como una estocada. Haz que tus ojos revelen deseo, y mantén inexpresivo el resto de tu cara. Una sonrisa echaría a perder el efecto. Una vez caldeada la víctima, acorta rápidamente la distancia, pasando al combate cuerpo a cuerpo, en el que no das al enemigo margen para retirarse, ni tiempo para pensar. Para eliminar aquí el elemento de temor, sírvete de los halagos, haz que el objetivo se sienta más masculino o femenino, elogia sus encantos. Es culpa suya que hayas procedido al contacto físico y tomado la iniciativa. No hay mayor atractivo físico que hacer que el objetivo se sienta tentador.

La actividad física compartida es siempre un señuelo excelente. Con frecuencia, usar señuelos espirituales ayudará a en-cubrir la naturaleza crecientemente física de la seducción.

Ha llegado el momento especial, tu víctima te desea sin duda alguna pero no está dispuesta a admitirlo con franqueza, y mucho menos a consentirlo. Es hora de dejar de lado la caballerosidad, la amabilidad, la coquetería y desarrollar una acción audaz.

No des tiempo a la víctima de pensar en las consecuencias; genera conflicto, provoca tensión, para que la acción audaz sea una gran liberación.

Exhibir vacilación o torpeza indicará que piensas en ti, no que estás abrumado por los encantos de la víctima. Jamás te contengas ni dejes al objetivo a medio camino, en la creencia de que eres correcto y considerado; es momento de ser seductor, no amable. Alguien debe pasar a la ofensiva, y ése eres tú, hacerlas sentir que sus encantos te han trastornado y empujado al acto audaz. Ellas alcanzarán entonces el placer supremo: la rendición física, y un halago psicológico a su vanidad.

El acto audaz debe llegar como una grata sorpresa, aunque no del todo inesperada.

Espera el momento oportuno. Está atento a las circunstancias favorables. Esto te dará margen para improvisar y dejarte llevar por el momento.

La coqueta despierta el deseo masculino, está completamente al mando, y a última hora, tras hacer hervir a su víctima, retrocede y permite que ésta realice el acto audaz. La mujer prepara todo, y después indica con los ojos, con sus gestos, que está lista para él.

El peligro se cuenta entre las repercusiones de una seducción satisfactoria. Una vez llegadas a un extremo, las emociones suelen oscilar en la dirección opuesta, hacia la lasitud, la desconfianza y la desilusión.

Cuídate de una larga, interminable despedida; insegura, la víctima se aferrará, y los dos sufrirán. Si vas a romper, haz el sacrificio rápida y repentinamente. De ser necesario, rompe deliberadamente el encanto que has creado. Si vas a permanecer en una relación, guárdate del decaimiento del empuje, la reptante familiaridad que estropeará la fantasía. Si el juego debe continuar, se impone una segunda seducción.

Jamás permitas que la otra persona deje de valorarte: sírvete de la ausencia, crea aflicción y conflicto, mantén en ascuas al la seducida.

Domina las siguientes tácticas para evitar secuelas indeseadas:

Combate la inercia, con estrategia y esfuerzo.

Mantén el misterio. La familiaridad es la muerte de la seducción, la realidad no es seductora. Conserva algunos rincones oscuros en tu carácter, frustra expectativas, usa las ausencias.

Mantén la ligereza, la seducción es un juego. No controlarás a la otra persona fastidiándola y quejándote; esto la pondrá a la defensiva. Tendrás más control si mantienes el espíritu apropiado y tu picardía.

Evita el lento desgaste.

Ambiente seductor y Momento seductor.

En la seducción, tus víctimas deben llegar a sentir poco a poco un cambio interno. Bajo tu influencia, deponen sus defensas y se sienten en libertad de ser distintas. Ciertos lugares, ambientes y experiencias te serán de mucha ayuda en tu afán de cambiar y transformar a la seducida.. Los espacios con una cualidad teatral acentuada —opulencia, superficies relucientes, espíritu lúdico—generan una sensación optimista, infantil, que dificulta a la víctima pensar con claridad. Crear una noción alterada del tiempo tiene un efecto similar; momentos vertiginosos, memorables y destacados, un ánimo de fiesta y juego. Haz que sientan que estar contigo les brinda una experiencia iferente a la de estar en el mundo real.

Tiempo y espacio de Festival:

Crea efectos teatrales. Usa el lenguaje visual del placer. Inventa efectos místicos.

Distorsiona la noción del tiempo: rapidez y juventud. Crea momentos.

Tú creas para los demás una especie de concentrado “mundo flotante” psicológico, que produce adicción.

Seducción suave.

Si eres demasiado obvio en tus argumentos, despertarás sospechas y aburrirás. Usa en cambio un método suave, seductor y acechante. Sé indirecto. Tu nombre e imagen deben cubrirse de asociaciones positivas; placer y expectativa. Acechante: apunta al inconsciente, usando imágenes que perduren en la mente.

Despierta emociones elementales, Apunta al corazón, no a la cabeza.

Para consultar los artículos anteriores haz clic aquí: El Proceso de Seducción Parte I, El Proceso de Seducción Parte II y El Proceso de Seducción Parte III.

¡BUENA SUERTE!

 

Por Raffaella Carrà

Anuncios


diablitaEl precipicio

Esta fase trata de la intensificación del efecto de seducción, los sentimientos de amor, apego y la tensión en tu enamorado/a, con medidas extremas; para leer los artículos anteriores haz clic aquí: El Proceso de Seducción Parte I y El Proceso de Seducción Parte II.

Condúcelo entre la esperanza y la desesperación, señala hasta dónde estás dispuesto a llegar por él haciendo una obra noble o audaz.

Advertencia: ¡Desde aquí el plan de seducción se vuelve cada vez más maquiavélico! ¿Te atreverás a seguirlo…?

Punto 16:

Muestra de lo que eres capaz, esto acarreará una sacudida potente, desatará una reacción sumamente positiva. Nunca exhibas desánimo por la resistencia de la gente, ni te quejes. En cambio, enfrenta el reto y a la inversa, alienta a los demás a demostrar su valía volviéndote difícil de alcanzar, inasible, disputable.

A un hombre en realidad le agrada poder demostrar su valor, ser desafiado, competir, sufrir pruebas y tribulaciones para salir victorioso. Tiene una vena masoquista; a una parte suya le gusta sufrir. Y por extraño que parezca, entre más exige una mujer, más digna parece. Una mujer fácil de obtener no puede valer gran cosa.

La vehemencia de la seducción aumenta con estos desafíos. Conoce bien a tu objetivo, y dirige tu evidencia seductora a la fuente de sus dudas y su resistencia.

Punto 17:

Efectúa una regresión. Todos tenemos cicatrices, deseos reprimidos y asuntos pendientes de la infancia. Saca esos deseos y heridas a la superficie, hazlo sentir que recibe lo que nunca tuvo de niño y penetrarás hondo en su psique, despertarás emociones incontrolables.

Pon especial atención a temas e historias recurrentes. Sobre todo, aprende a analizar las reacciones emocionales, y a descubrir lo que hay detrás de ellas. Mientras él habla, mantén la actitud del terapeuta: atento pero callado, haciendo comentarios ocasionales, sin criticar. Sé afectuoso pero distante y él empezará a transferir emociones y proyectar fantasías en ti.

Punto 18:

Fomenta las transgresiones y lo prohibido. Para conseguir que se extralimite y represente sus lados más oscuros, con lo que añadirás a tu seducción una sensación de peligro. Llévalo más lejos de lo que imaginó; la sensación compartida de culpa y complicidad creará un poderoso vínculo.

Punto 19:

Usa señuelos espirituales. Lo erótico acecha bajo lo espiritual.

Necesitas acentuar el hechizo, y nada confundirá y encantará más que dar a tu seducción un cariz espiritual. No es lascivia lo que te motiva, sino el destino, ideas divinas y elevadas.

Acentúa él efecto de tu seducción haciendo que su culminación sexual semeje la unión espiritual de dos almas. La religión es el gran bálsamo de la existencia, porque nos saca de nosotros mismos, nos pone en relación con algo mayor.

Punto 20:

Combina el placer y el dolor. Sentirá enorme tensión, y ansia de alivio.

El error más grave en la seducción es ser demasiado comedido. Tu amabilidad quizá sea encantadora al principio, pero pronto se volverá monótona; te esmeras mucho en complacer, y pareces inseguro.

Atráelos con una atención concentrada, y luego cambia de dirección, pareciendo indiferente de pronto. Hazlos sentir culpables e inseguros. Instiga incluso un rompimiento, sometiéndolos a un vacío y dolor que te den margen para

maniobrar; después, una reconciliación, una disculpa, él retorno a tu amabilidad de antes, hará que les tiemblen las piernas. Cuanto más bajo llegues, más alto ascenderás. Para aumentar la carga erótica, crea la excitación del temor.

Haz uso de esta pauta para tener en suspenso a tus blancos: temerosos de tu dureza y ansiosos de mantenerte suave.

La sensación erótica depende de la creación de tensión. Sin tensión, sin ansiedad y suspenso, no puede haber liberación, verdadero placer y satisfacción.

Recuerda: tienes más que temer del hecho de aburrir a tus blancos que de sacudirlos.

 

En resumen: primero trabajaste la seducción mental. Después las confundiste y

estimulaste: la seducción emocional. Ahora ha llegado el momento del combate cuerpo a cuerpo: la seducción física.

¡No le lo pierdas el próximo artículo sobre la etapa de la seducción física en el arte de la seducción!

Opiniones ???

 

Por Raffaella Carrà



Hola a todas las que estáis detrás de soltera a los 40. Soy Lidia Lara, directora comercial de Vainilla Club. Un nuevo proyecto que llega a Barcelona con ilusión y ganas de convertirnos en referente. Es un club dirigido a aquellas personas de nivel sociocultural medio alto, que buscan pareja estable y no tienen tiempo para encontrarla. Por supuesto huyen de webs de dating más generalistas y les gusta disfrutar de la vida social de la ciudad condal. Unimos todo eso y aparece
www.vainillaclub.com

Nuestros socios y socias pueden optar por asistir a los eventos exclusivos que organizamos en los mejores locales de Barcelona, o bien pueden contratar nuestro servicio premium de búsqueda de pareja en el que le vamos a hacer una selección personalizada de candidatos/as, organización de citas, etc. Al más puro estilo de agencia matrimonial tradicional pero apoyándonos en las nuevas tecnologías.

Detrás de este proyecto estamos dos treintañeras muy luchadoras.

Nos gustaría mucho contar con vosotras y con todas aquellas mujeres que a través de vuestro blog quiera unirse al club. El próximo evento que celebramos tendrá lugar el 31 de enero en el Coppelia Club (Hotel Rey Juan Carlos I) a las 20h30. El precio de asistencia son 20 euros y entra la participación en un speed date, una copa de cava y entrada gratuita esa noche en Sutton para todo aquel que quiera continuar la velada en la mejor compañía.

Muchas gracias por adelantado y Feliz entrada al 2014!.

Lidia Lara
Directora comercial
Vainilla Club



{01/03/2013}   Sola sí, Desesperada no

payasosCuando llegué a esta ciudad soleada, a veces gris y plomiza, me prometieron que encontraría al gran amor de mi vida.

En un bar de noche, en un café, en una fiesta, en un grupo de amigos, en una cena, en un concierto,    en un curso de cocina, en un taller de cerámica, en un meet up, en una esquina, en el ascensor, en la puerta de enfrente…

Pero solo encontré Payasos. Payasos de mil colores y formas. Payasos tristes, otros deprimidos, o vulgares, traumados, enfermos, miedosos, pelotudos. Merluzos con ojos grises.

Pronto aprendí a reírme de ellos; ¿para eso están no?, en vez de a sufrir por ellos. Y de pronto todo se aclaró.

Los Payasos no pueden ser tomados en serio, y cuando llega Alguien sin disfraz chillón ni nariz roja se nota.

A ese Alguien dedico entonces mi atención. Existe, será.

 

Por Virginia Woolf



Es media tarde y necesito inspirarme para escribir en el Blog. El lugar y el momento parecen  ideales para este tipo de análisis. La cafetería donde estoy ahora mismo, en una calle céntrica de una ciudad española, está llenísima de mujeres, de todas las edades y circunstancias. En una mesa, a mi lado, una con un aire muy, muy moderno aporrea su móvil enérgicamente. Cuatro chicas con carpetas y libros ríen y hablan a gritos. En otra mesa, unas abuelas, muy enjoyadas, toman café con leche y pastas. En un rincón oscuro del local, una madre da el pecho a un bebé mientras su otra hija se pone perdida de helado de chocolate. Busco con la mirada. Hay mujeres, sí, pero una a una las voy descartando.  ¿¿Es que precisamente hoy no habrá ninguna de las que busco??

Cuando vi el blog me pregunté: ¿qué significa estar soltera a los 40? ¿Quién está interesado en leer sobre este tema? El título era impactante.  Soltera a los 40.

Un día, pregunté a mi amiga María sobre Carlos, su ex.

Carlos? Fíjate qué mal, al final está soltero. ¡Y ya es un cuarentón!”. 

De repente, una bombilla en mi cerebro se iluminó. Podéis imaginar que la palabreja ya casi sale por sí sola de la boca : Sol-tero+ cua-ren-tón= SOL-TER-ÓN. Toda una catástrofe para el pobre Carlos.

La misma ecuación demoledora funcionaba en femenino con peores consecuencias para María: Con toda su inteligencia y estilo, soltera y cuarentona, a la pobre no le quedaba ya otra cosa en la vida que ser una tremenda SOL-TER-ONA. 

Por lo tanto, dejémonos ya de  eufemismos. Esto no es nada más que lo que es: un blog de SOLTERONAS.

Si tuvieran menos de 40 años, podríamos todavía llamarlas singles o chicas solteras y sería guay. Sin embargo, el 4 actúa de catalizador para transformarlas en  un espécimen diferente y raro. La palabra se asemeja más a un insulto con connotaciones patéticas. ¿Quién acuñó ese término?, ¿qué hay de terrible en ello y qué es pura leyenda urbana? Y ¿que tienen esos seres de especial? ¿Qué las diferencia de las demás especies? ¿Cuál es su esencia?¿De qué pié cojean?

Este tema interesa porque afecta a un elevado porcentaje de la población femenina, que sin comerlo ni beberlo se ha visto etiquetada con esta palabra. La idea es hacer un coleccionable de varios capítulos para averiguar LA VERDAD SOBRE LAS SOLTERONAS. De entrada, empezaremos por el principio y enunciaremos dos hechos básicos. Las solteronas se definen por dos cosas: 1) Tener más de cuarenta años y 2) Estar solteras.  Dos verdades como dos templos..

Por la parte de la edad, casadas y solteras deberían ser idénticas. Sin embargo, a nivel científico, se constató que las mujeres casadas en sus cuarenta aparentaban aproximadamente 8 años más que sus compañeras solteras. Sí, sí, ¡8 años! Popularmente se decía que era porque las solteras tenían más tiempo y se cuidaban más. Sin embargo, ahora se sabe, por estudios recientes y tremendamente reveladores, que todo se debe a que las hormonas predominantes son distintas en unas mujeres que en otras. En un caso, las hormonas las ayudan a favorecerlas y motivarlas, mientras que en el otro, si no se vigila, dichas hormonas pueden llegar a tener efectos devastadores.

Han descubierto en mujeres solteras una producción mucho mayor de la conocida hormona GRR o hormona de la pasión, que actúa a todos los niveles celulares con el objetivo de atraer al macho. En pocas palabras, como efecto colateral de la GRR tendríamos esa mayor tersura de la piel y rasgos más atrayentes en mujeres cuarentonas sin pareja.  Esas ganas de salir, ponerse guapas, ir al gimnasio, etcétera. Magnífica GRR.

En el caso de las mujeres casadas, al tener al macho  ya “cautivo”, el cuerpo dejó hace tiempo  de fabricar esa maravilla de hormonas GRR. Por si fuera poco, en hembras casadas, además, es bastante frecuente la  activación de la terrible hormona llamada ABRR, llamada así por ser la hormona del A-BURRI-miento que puede llegar a A-BORRECI-miento, que se produce en estas mujeres al aburrirse como ostras en su matrimonio  ( y después de aguantar pedos, eructos, bajar la tapa del WC y lavar calzoncillos sucios) llegando a aborrecer totalmente a su cónyuge, y dejando como secuela un cambio palpable en el carácter, así como  en los rasgos físicos que pueden verse seriamente afectados. La misión biológica final es sabia: ahuyentar al macho ya no deseado y por supuesto evitar a toda costa la procreación. Con ese fin, el cuerpo pone en marcha todas las estrategias posibles. Son típicos de este síndrome: ojos caídos y sin vida, mueca de disgusto y ceño fruncido.  Así, ya vemos lo que desata cada una de estas dos hormonas en el organismo y sus efectos de índole físico y psicológico, tan diferentes en uno u otro caso.

Pero en la encrespada cordillera de las solteronas, no todo monte es orégano. En otro capítulo seguiremos con el estudio científico de las hormonas en las solteronas y el peligro acechante de la hormona SOUL que da lugar a un carácter sombrío, melancolía y desolación, aniquilando a la GRR (Soltera Guerrera) y transformando hasta a la más dicharachera en una pesadísima SOUL-TERONA.

 

 

Dra. Dolores Machado



Jueves:
Cita con un chico (44 añitos) catalán un poco “tacaño”, que conocí en una web de Singles. Después de una cena en un restaurant tailandés me obligó a pagarle un bebida en la posterior en un bar, porque él me había invitado un agua con gas (que conste también incluía una rodajita de limón), la semana pasada, lol. Nota a su favor: se redime posteriormente con invitación a cena “íntima” en su casa, cocina él, ¿me pasará la cuenta después?? Espero que no , pero pinta otro tipo de transacción …

Viernes: descanso.

Sábado: Speed Dating con 15 galanes, ¡a cual más feo y raro! Un astrólogo frustrado, un instalador del Gas Natural, etc… Agotada después de 2 horas de contertulio con auténticos desconocidos que te preguntaban si tenías hijos, a qué te dedicabas y un sinfín de interesantes cosas más…. Voy y ligo al final con uno que era del otro grupo, el de los jóvenes, un chico muy majo, matemático, aunque un poquito bajo para mí (me sacaré los tacones) porque es que yo me había apuntado al de las viejas para ver si conseguía algún maduro interesante y cambiar de rubro para probar cosas más “serias”. ¡En fin!

Domingo: cita a ciegas con el otro galán de la misma web de Singles, resultó ser un latino sabrosón que después de ir a una exposición cultural me agarró por la cintura y sin más preámbulos a los besos; ¡estos latinos si que saben! No como los pelotudos de acá …

Resultado:
Lunes: emails de todos mis galanes (que apropósito 2 de ellos se llaman igual, que lío) con proposiciones que van desde cenas intimas hasta chocolate con churros…

Conclusión:
Para marido ninguno como ya he visto, quizás  el bajito matemático pero tampoco lo veo, los demás perfil amante quizás, y si hay suerte 🙂



Por Raffaella Carrà



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: